sábado, enero 07, 2017

SILENCIO (Silence) (USA, 2016) Drama, Religioso









Director: Martin Scorsese (1, 2, 3)
---
Intérpretes PrincipalesAndrew Garfield (1, 2), Adam Driver (1, 2, 3), Liam Neeson (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11), Ciarán Hinds (1, 2, 3), Issei Ogata, Tadanobu Asano (1, 2), Shin'ya Tsukamoto, Ryô Kase (1), Sabu (AKA Hiroyuki Tanaka), Nana Komatsu, Yôsuke Kubozuka, Yoshi Oida, Ten Miyazawa.
---



ArgumentoSegunda mitad del siglo XVII. 
Dos jesuitas portugueses viajan a Japón en busca de un misionero que, tras ser perseguido y torturado, ha renunciado a su fe. 
Ellos mismos vivirán el suplicio y la violencia con que los japoneses reciben a los cristianos.
---
Mi opiniónIrregular pero inequívocamente interesante y excelentemente filmada por el maestro Scorsese, que una vez más (y van muchas en su filmografía) muestra y demuestra su preocupación e interés por la religión, la creencia en Dios o la falta de ella, la culpa y el perdón.
Es irregular, al menos a mí me lo ha parecido, porque es muy larga para lo que cuenta, pudiendo, evidentemente, haber aligerado su largo metraje quitando algunos planos, bellísimos, pero no importantes para el desarrollo de la trama.



Quien esto escribe, confiesa que la primera media hora de la cinta se le ha hecho difícil de seguir. Con ello quiero decir que me ha costado entrar en la película, exigiéndome un ejercicio de atención, constancia y posterior reflexión.
Una vez llegado a esa primera media hora, he conseguido centrarme (mi trabajo me ha costado) para poco a poco sumergirme (Scorsese lo ha conseguido) en una historia durísima, dolorosa, trágica, donde los hombres luchan contra las distintas ideas de otros no tan semejantes, y pugnando también contra sus propias creencia, miedos, con sentimientos a flor de piel puestos en duda y juego constantemente, como la lealtad, el honor, la fe y la duda. La lucha para preservar lo que creen o quizás la derrota de todo en pos de salvar la propia piel o la vida de otras personas por mor de sus propias creencias y enseñanzas.



El corazón contra la barbarie, la fe contra las inevitables dudas, aunque en esta ocasión emerjan debido a la violencia cruel y asesina (según la fe cristiana) de los japoneses, que tienen y así lo manifiestan, a la fe cristiana, a los cristianos, como algo que no sólo les es ajena sino peligrosa para el futuro de su pueblo.
En fin, quizás demasiadas ideas expuestas en 159 minutos, que pueden resultar muy largos para muchos espectadores, pero que, si logran ser pacientes transcurridos unos minutos, pueden gozar de un espectáculo no sólo visual, sino interior.



Buenas interpretaciones, destacando su protagonista Andrew Gardfield e Issei Ogata y escenas de una máxima crueldad y sadismo.
En mi opinión, francamente buena pero, repito, evidentemente irregular (no he comentado que me ha parecido que hay demasiada voz en off). No es una obra redonda, ni de lo mejor que ha hecho Scorsese, pero tiene un excelente pulso cinematográfico y todo lo expuesto da mucho en qué pensar.

No hay comentarios: