sábado, marzo 04, 2017

DESPUÉS DE LA TORMENTA (Umi yori mo mada fukaku) (Japón, 2016) Vida normal







DirectorHirokazu Koreeda (Hirokazu Kore-eda) (1, 2)
---
Intérpretes PrincipalesHiroshi Abe, Kirin Kiki (1), Yôko Maki (1, 2), Lily Franky (1), Isao Hashizume, Sôsuke Ikematsu, Satomi Kobayashi, Taiyô Yoshizawa.
---




ArgumentoA pesar de haber empezado una prometedora carrera de escritor, Ryota va de desilusión en desilusión. 
Se ha divorciado de Kyoko y gasta todo el dinero que gana como detective privado apostando en las carreras, por lo que finalmente no puede pagar la pensión alimentaria de su hijo de 11 años, Shingo. 
Ahora Ryota intenta ganarse nuevamente la confianza de sus seres queridos y formar parte de la vida de su hijo. 
La situación no parece fácil, pero un día un tifón obliga a toda la familia a pasar una noche juntos…
---
Mi comentarioPues debo confesar que esta película es la que, con diferencia, menos me ha gustado del gran Koreeda.
Los críticos en su día comentaron, algunos de ellos, no todos, que se traba de una película sencilla pero enormemente reconfortante.
Y sí, sencilla es, al menos aparentemente, pero lo de reconfortantes es mucho decir.




Sí que es muy digna y respetable, como todo el cine del maestro, pero para mi gusto adolece (y más viéndola por la noche y en versión original) de un ritmo más vivo y situaciones con más garra y chispa.
Sí que comienza francamente bien, con agradecidos y muy conseguidos toque de fino humor, como cuando madre (estupenda Kirin Kiki) e hijo están al unísono picando el hielo del vaso para tomar un (presunto) helado. Y la conversación primera de la propia madre con su hija.
Pero más tarde la cinta creo que se hace algo más larga de lo deseable gracias a ese ritmo antes citado, apagado, tranquilo, demasiado diría yo, que no carece de calidad cinematográfica, pero que al gran público creo que le puede sacar de la película, exigiéndole un gran esfuerzo por mucho finura y sensibilidad que exista, que la hay.




La familia y la interrelación entre sus miembros vuelve a ser la constante de su argumento, con las viejas tradiciones y formas de sentir de los más adultos, junto con los nuevos tiempos, donde los sueños se desvanecen por asuntos como el dinero, y el amor y la responsabilidad pugnan diariamente contra trampas y peligros que acechan por doquier.
En suma, que no digo yo que no sea una buena película, líbreme Dios, pero sí que confieso que me ha dejado bastante frio y no me ha aportado nada nuevo ni especialmente bueno esta vez Mr. Koreeda.
La próxima vez será.

No hay comentarios: