viernes, abril 07, 2017

MANSIÓN DE LOS HORRORES, LA (House on Haunted Hill) (USA, 1958) Intriga







Director: William Castle (1, 2)
---
Intérpretes PrincipalesVincent Price (1, 2, 3, 4, 5), Carol Ohmart, Alan Marshal, Richard Long (1), Carolyn Craig, Elisha Cook Jr. (1, 2), Julie Mitchum, Leona Anderson, Howard Hoffman.
---



ArgumentoUn excéntrico millonario invita a cinco personas a su mansión, donde se dice que se han cometido crímenes. 
Les ofrece 10.000 dólares por pasar la noche allí, incomunicados, hasta que vuelvan los criados. 
Los invitados no se conocen entre sí ni tampoco al anfitrión, pero necesitan dinero. 
En un momento dado, empiezan a ocurrir sucesos extraños en la casa.
---



Mi comentarioCinta de intriga con, se sabrá si sí o si no, elementos fantásticos, que fue un exitazo popular cuando se estrenó, sobre todo porque William Castle, su realizador, más listo que el hambre, tuvo la feliz ocurrencia de, en los cines donde se proyectaba, en mitad de la proyección, aprovechando la oscuridad de las salas, exhibir un esqueleto (de plástico, papel...) suspendido del techo subiendo y bajando hacia los espectadores para darles sustos de muerte.



La cinta, per se, y siempre bajo la valoración que da el verla por primera vez en el Siglo XXI, concretamente marzo de 2017, lo cierto es que queda como mediocre aunque simpática, no por su humor, que no tiene, sino porque se nota que está hecha con mucho cariño y dedicación, amén de contar con el maestro Vincent Price, que siempre estaba más que bien.
Es una peliculilla, tanto en concepción como en su metraje, y todo queda concentrado, en efecto, a la efectividad de los sustos que pudieran dar a los espectadores de la época varias escenas. Vista hoy en día, lo cierto es que, por supuesto que no da nada de miedo, pero además todo queda en modesto, aunque honesto, eso vaya por delante. Pero, vaya, que hasta podría tomarse como una decepción dado que hoy en día está considerada como un pequeño clásico.
En fin, cosas que tiene el ver un film casi mítico, muchísimos años después de su creación... que el tiempo no pasa en balde.


No hay comentarios: