viernes, abril 27, 2018

OJOS SIN ROSTRO, LOS (Yeux sans visage, Les) (Francia, Italia; 1959) Fantástico, Suspense, Terror, Policíaco, Psycho Killer





Director: Georges Franju
---
Intérpretes PrincipalesALIDA VALLI (123, 4), CLAUDE BRASSEUR (1, 2), PIERRE BRASSEUR (1), EDITH SCOB, JULIETTE MAYNIEL, BEATRICE ALTARIBA, ALEXANDRE RIGNAULD, CHARLES BLAVETTE, MICHEL ETCHEVERRY, YVETTE ETIEVANT, RENE GENIN, LUCIEN HUBERT, MARCEL PERES.
---
ArgumentoUn cirujano brillante, el Profesor Genessier, ayudado por su ayudante Louise, secuestra a muchachas agradables jóvenes. Él quita sus caras e intenta injertarlos en la cabeza sobre su hija querida Christiane, que ha quedado muy dañada por un accidente del coche. 
El experimento fracasa y las pobres víctimas mueren, pero Genessier sigue intentando... 
---




Mi opinión

"El futuro es algo que debió pasar hace tiempo"

Clásico europeo del género de la intriga terrorífica, con "mad doctor" como protagonista  malvado impulsado por el amor incondicional hacia su queridísima hija, que he visto dos veces.
La primera hace mucho tiempo, con 18 años o así, y esto es lo que pensé, sucintamente, en aquél ya lejano entonces:

"Buena película, bien dirigida y que contiene un clímax enfermizo y envolvente, muy sugerente.
Buena puesta en escena y momentos de rara intensidad terrorífica.
Bien interpretada y con un inteligente empleo de la música.
Un pequeño clásico".




Y vista por segunda vez, en el PRE-FANT 2018, digo prácticamente lo mismo, pero al tenerla más fresca en la memoria, matizo y añado esto:

"Muy buen film franco-italiano, que combina de forma perfecta los géneros de intriga, policíaco y fantástico-terrorífico, con excelentes resultados gracias a un modélico guión a seis manos (entre ellas las del luego buen realizador Claude Sautet), adaptando la novela de Jean Redon.
La dúctil y elegante realización de Georges Franju consigue que los no muy numerosos medios de los que dispone estén bien conjuntados, con memorables escenas que, sobre todo en su tiempo, consiguen que el espectador permanezca pegado a la butaca. La operación del cambio de rostro es de gran realismo y en todo momento, pese al fondo horrible de la historia, tiene una indudable poesía, un lirismo arrebatador, como demuestra su bellísimo final.



Pero yo resaltaría la banda sonora de uno de mis favoritos de toda la vida: Maurice Jarre, todo un clásico (él y la música de este fime), bellísima.
Y también, por supuesto esa envolvente y maravillosa fotografía en blanco y negro a cargo de Eugen Schüffman.
En cuanto a las interpretaciones, destaca fácilmente la gran Alida Valli, con esa penetrante mirada que lo dice todo.
Una pequeña maravilla, quizás vista ahora no nos parezca la pequeña obra maestra que creímos en su día, pero sí exquisita técnicamente e intrigante en cuanto a argumento y desarrollo.

No hay comentarios: