domingo, julio 23, 2006

LITERATURA: "VREDAMAN"


Título: VREDAMAN
---
Autor: UNAI ELORRIAGA
---
Editorial: Alfaguara
---
Páginas: 188
---
Argumento: En un pueblo tranquilo, se narran unas cuantas historias a través de un niño. Su relación con los amigos, con su padres, con sus tío, amama...
El niño que quiere atrapar, junto a su prima, a una libélula, pues así podrá ser el más inteligente del mundo; los dos amigos que desean construir un campo de rugby; el secreto de cómo acabó el campeonato del mundo de ebanistería, allá por 1927....
---
Mi opinión: Ante todo debo decir que soy amigo, además de fan incondicional, del autor del libro, Unai Elorriaga.
Cuando fui a vivir a Algorta, una de las primeras personas con las que entablé relación personal, fue él. Era un niño y junto a su mejor amigo y los compañeros, me pedían que les tirara centros a la cabeza, allí en el Batzoki, para meter golazos.
Un día me lo encontré, por la mañana, triste y perdido. No reproduciré (aunque lo recuerdo perfectamente) lo que me dijo, pero había perdido a su aita (padre). Había fallecido.
Más tarde, lógico, pasan los años y se van haciendo mayores (yo no, yo me voy haciendo más viejo, que es distinto).
El hecho es que Unai no ha dejado de ser el buen chaval que siempre fue, pero ahora es más sabio y reproduce parte de sus pensamientos en preciosos libros, el primero del cual ganó, nada menos, que el Premio Nacional de Narrativa, 2002 "Un tranvía en SP". Un libro sencillamente mágico, precioso, por supuesto, y en contra de lo que dijeron muchos críticos de fuera de Euskadi, más que merecido.
En esta obra última que ha sacado en el mercado, "Vredaman" (yo la he leído en castellano, aunque siempre la saca primero en euskara), su particular universo mágico de la infancia y la relación con los mayores, sigue más vigente que nunca.
Es cierto que no ha alcanzado la perfección y emotividad de su primera obra, pero sigue narrando con gracia, mucha humanidad, y perfecta descripción del entorno donde se desarrollan los acontecimientos. Amén de, con pocos y sencillos trazos, definir perfectamente la personalidad de sus entrañables personajes.
El libro se degusta facilmente, ciertamente sin la capacidad de sorpresa de su primera obra, pero resultando un entretenimiento perfecto amén de contener reflexiones sobre la vida y la muerte, sobre la amistad y sobre el respeto a los mayores.
Va su interés de más a menos, gracias a su progresiva e imparable tensión emocional, con la historia, por ejemplo, del campeonato mundial de ebanistería de 1927. A través de las páginas nos va desgranando, poco a poco, pequeños datos y detalles, que hacen nos muramos de ganas por saber cómo acabó todo.
Y la risa también aflora, de forma sana y jocosa, en el partido de rugby celebrado entre Gales e Irlanda en el pueblo del protagonista.
Su final, como no podia ser menos (la verdad es que se intuye desde páginas atrás) es emotivo, pero descrito no de forma desgarradora sino con sencillez, aquella sencilla sabiduría que da la vida misma y que Unai comenzó a adquirirla aquella mañana en que le vi triste y perdido, cerca del Batzoki de Algorta (Getxo), Bizkaia.
"Vredaman" es una muy buena novela, que cautivará sin remedio, llena de poesía, imaginación, buen humor y emoción contenida. Yo la recomiendo de veras.

2 comentarios:

satorgorria dijo...

No he leído nada de este escritor. Estuve tentado un par de ocasiones, pero por una cosa o por otra al final...

Lo pondremos a la cola en la lista de libros para lo que queda de verano.

travismagee dijo...

Hola, Sator,

Pues harás bien. Merece la pena, aunque para los que están estudiando euskara creo que les resulta muy difícil. Por su manera tan sencilla de redactar, sobre todo.

Un abrazo, amigo.

travis