martes, noviembre 28, 2006

TWO HANDS (Australia, 1999) Thriller


Director: Gregor Jordan.
---
Intérpretes Principales: Heath Ledger. Bryan Brown. Rose Byrne, David Field. Susie Porter, Tom Long. Tony Forrow.
---
Argumento: Un chico que boxea de vez en cuando y trabaja por poco dinero de guarda de seguridad, recibe la oferta de parte de un mafiosillo, para que le lleve diez mil dólares a una mujer. Es un trabajo fácil y seguro, pero el chico se da un baño en la playa y es objeto de robo por parte de dos chiquillos. El jefe de la Mafia no le cree y se lanza en su búsqueda con el objeto de matarle. Mientras, el chaval intentará, además de que no le trinquen, encontrar el dinero o diez mil dólares.
---
Mi opinión: En Australia tuvo mucho éxito esta cinta, al ser considerada, poco más o menos, parecida en calidad a "Pulp Fiction" o "Lock, Stock and Two Smoking Barrels".
Lo cierto es que se le quiere parecer, pero no lo consigue más que de lejos, muy lejos.
Es una película simpática, por cuanto es amena y no aburre nunca, al estar dotada de un ritmo ágil, aunque no siempre, ya que por la mitad es algo repetitiva.
No es en modo alguno original y sólo la salva, además de su estupenda banda sonora, los entrañables, por muy malos que fueran, personajes secundarios. El mejor, sin ninguna duda, el jefe de la banda, encarnado con mucha sorna e ironía por el siempre excelente Bryan Brown. El protagonismo recae en Heather Ledger, quien fuera de Australia no era conocido, por lo que la película tardó en estrenarse algunos años en buena parte del mercado exterior, por ejemplo en España, donde tardó dos años, y gracias a que Ledger ya era conocido por dos pelis.
En definitiva, que "Two Hands" no es nada del otro jueves, aunque se sigue sin problemas, gracias sobre todo a un humor festivo a cargo de personajes como el par de atracadores con quienes dan un golpe en un banco (chistosa la escena en que el ladrón que recoge el dinero….), y algunas cosas del par de mamelucos que guardan las espaldas del jefe mafioso.
Por lo demás, y a parte del buen hacer de Susie Porter, nada es verdaderamente destacable, por mucho éxito que tuviera en Australia.