lunes, julio 09, 2007

CABALGANDO HACIA EL ÁRBOL DEL AHORCADO (A ride to hangman´s tree) (USA, 1967) Western

Director: Alan Rafkin.
---
Intérpretes Principales: Jack Lord, Melodie Johnson, James Farentino, Don Galloway, Richard Anderson, Ed Peck.
---
Argumento: Tres asaltadores de bancos, muy amigos entre sí, sufren un desliz en un pueblo, y dos ellos son apresados.
El tercero les salvará justo cuando estaban a punto de ser ahorcados en un árbol, a las afueras del pueblo.
Un poco más lejos, "la sociedad" queda disuelta pues uno de ellos les dice que quiere probar a ser honrado en un pueblo desconocido. Los otros se ríen y le roban el dinero que habían robado en una diligencia....O eso creen, ya que se había guardado bien un buen fajo de dinero.
Con él, en otro pueblo, se hace pasar por un hombre respetado, pero en realidad es "el bandido de negro", pues así se viste, asaltando las diligencias de la famosa y mítica Wells Fargo.
Uno de sus empleados le pasa la información requerida y él las desvalija.
Así ha ganado un buen puñado de dinero y comprado rancho, ganado y tierras.
Pero un buen o mal día, según se mire, asalta una diligencia donde van, qué casualidad, sus dos antiguos compañeros de fechorías, y una preciosa damisela que es en realidad una cantante de éxito.
Los dos no le reconocen, pero una vez en el pueblo se ven. Los dos ex compañeros desconfían de él pues le conocen bien y, a pesar de su aspecto honrado, saben que no es trigo limpio. Dos de ellos se disputarán a la chica.




---
Mi opinión: Discreto aunque entretenido western menor, de realizador desconocido y simpáticos intérpretes, o más bien sus personajes, unos personajes criminales, que no tienen absolutamente ningún deseo de enmendarse.
No es una comedia disfrazada de westen, aunque muchas situaciones, aunque escasamente divertidas, sí que son, presuntamente irónicas o sarcásticas. Lo que sucede es que hacen poca gracia pues la unión entre comedia y película del oeste pura y dura no está convenientemente plasmada.
Se pasa bien el rato pues nada rechina demasiado y todo se consume fácilmente, pero no hay nada destacable que haga recordarla más allá de su visión. Tan solo su fotografía y lo buena...., perdón, lo bonita que es su protagonista femenina (hay una escena en verdad osada, sobre todo para aquella época, en que ella se mete desnuda a un río a nadar un poco, y se nota que, efectivamente, no tiene nada de ropa; no es que se vea nada, pero se entrevee todo ¿?¿?¿?).
Bonitos paisajes y algún diálogo irónico, como cuando los dos compañeros le dicen al tercero que la Wells Fargo les ha contratado debido a la gran cantidad de robos existentes por la zona y él les contesta:- ¿Sí?, ¿pero no tienen suficientes problemas?. Claro, como sabe que también les gusta robar que es un gusto...
En definitiva, se consume sin mayor problema pero al de una hora ni te acuerdas de ella.