jueves, octubre 18, 2007

TEATRO: MUJERES EN SUS CAMAS

COMPAÑÍA: TANTTAKA TEATRO
---
AUTORAS: LURDES BAÑUELOS y MIREIA GABILONDO
---
Intérpretes: Teresa Calo, Sara Cózar, Aitziber Garmendia, Beatriz Martínez de Antoñana, Pilar Rodríguez, Asier Hernández
---
Argumento: Cinco mujeres, miembros de una misma familia: amona (abuela), hija y tres nietas de distintas edades, van narrando lo que para ellas significa el sexo, el amor, la pasión.
Cómo han sido, son y desean que sean sus relaciones erótico-sexuales-amorosas con sus hombres.
---
Mi opinión: Una gratísima sorpresa significó para mí esta peculiar obra.
Una sorpresa muy agradable, que comienza de forma demasiado explícita, en lo verbal, narrándonos las cinco mujeres que componen una familia normal, su vida sexual pasada, presente y quién sabe si futura.
Este inicio puede “echar p’atrás” a ciertos espectadores, que bien pudieran creer que van a asistir a una representación cuasi-pornográfica, demasiado subida de tono y por tanto, ofensiva al buen gusto. Nada de ello ocurre, pero hay que tener un poquito de paciencia.
Tras ese largo epílogo, muy bellamente presentado, asistimos a un mosaico de sentimientos humanos, donde el amor, el cariño, la pasión, y el sexo son analizados de forma pormenorizada y desde todos los ángulos posibles.
Un texto bello, meticuloso, que resulta muy representativo de los estados de ánimo de todas las mujeres.



Así, la nieta pequeña, de unos dieciocho o diecinueve años, con la sexualidad desbordándose por todos los poros de su piel, y con problemas con su confundido novio, que se siente utilizado sexualmente; las otras dos nietas, una con miedo al compromiso, pero profundamente enamorada; la otra con serios problemas con su marido; su madre, que ama a su marido pero siempre ha fingido los orgasmos; y por último la amona (abuela), viuda desde hace cinco años, que jamás quiso a su marido y su vida con él fue un engaño.
Para expresar cada historia, se cuenta con la presencia de un actor, de un hombre, que nunca es el protagonista, y sí el objeto de deseo, amor, o a quien exponen sus problemas: psicoterapeuta, confesor, maestro de Tai-Chi.
Momentos de la vida narrados en forma de sketchs, a veces dramáticos, otras divertidísimos y en ocasiones muy emocionantes y emotivos, pero con un nexo común, con un liazón argumental.


Obra hermosa, que va calando poco a poco en el espectador, hasta emocionarle en lo más profundo, bien sea hombre o mujer. Y antes de emocionarle, con un final bellísimo, le hace reír de lo lindo, le acongoja y hace reflexionar sobre su propia vida, y no solo en el aspecto meramente sexual.
Obra honda, anda pedante, que consigue nos miremos muy dentro a nosotros mismos y a nuestras parejas…si las tuviéramos.
En mi humilde opinión, excelente, como corroboró la sala, completamente llena, que aplaudió entusiasta.