sábado, enero 05, 2008

FAMILIA, LA (Famiglia, la) (Italia, Francia; 1987) Vida normal

Director: Ettore Scola
---
Intérpretes Principales: Vittorio Gassman. Cecilia Dazzi. Stefania Sandrelli. Jo Champa. Fanny Ardant. Joska Versari. Alberto Gimignan.
---
Argumento: Se narra la vida, durante varias décadas, de una familia italiana.
Las diversas generaciones se suceden, mostrando un mosaico humano lleno de sentimientos donde impera el amor a la familia, esa institución extraña de la que no podemos, casi nunca, escapar y la que casi siempre acudimos cuando nos van mal las cosas o necesitamos amor y cariño.
---
Mi opinión: Estimable película de Ettore Scola, premiada en su país con los mejores galardones, y que incluso estuvo nominada para el Óscar a la mejor película de habla no inglesa.
Sin embargo, en mi modesta opinión, no convence del todo, sobre todo por el ritmo impreso a la narración. Una narración sabia en cuanto al empleo de la cámara y la dirección de intérpretes.
Asimismo, el empaque técnico es insuperable, con una dirección artística riquísima en elementos decorativos que nos sitúan perfectamente en la época en la que se va situando la acción progresivamente.
Y lo mismo se puede decir en cuanto al vestuario y peluquería.
En cuanto a la fotografía, preciosista.


Sin embargo, es bastante lenta y se hace algo larga. Dura un poquito más de dos horas y se nota bastante, pudiendo decirse, sin temor a equivocarse, que sobran por lo menos quince minutos (y treinta también).
Los acontecimientos son de un interés irregular, habiendo excelentes escenas (todas las que aparecen los niños y las que tienen como únicos protagonistas a Gassman y Ardant, ambos estupendos). Pero también otros de relleno, bastante ampulosos y vacíos de contenido, aunque tendentes (y puede lograrlo) a hacer aflorar la lágrima al espectador más sensible.


Y es que el amor y el desamor, el cariño y tensión entre los miembros de la familia y el clímax socio-político-económico, están bien reflejados, aunque en ocasiones un tanto esquemáticos, como el periodo del fascismo a quien, en contra de críticas que he leído por ahí, sí que es criticado, como se demuestra en la buena escena de la comida o cena, donde el invitado francés (Philippe Noiret) discute con un exaltado Vittorio Gassman, sobre "las bondades" del régimen.
En líneas generales se puede decir que se trata de una buena película, técnicamente hablando.
En términos de agilidad y sabiduría narrativa, no es tan convincente dado el ritmo impreso, que la hace, repito, algo estática, al menos en algunos momentos.

---