martes, enero 08, 2008

ÁNGEL EBRIO (BORRACHO), EL (Yoidore Tenshi) (Japó, 1948) Negro, Drama

Director: Akira Kurosawa
---
Intérpretes Principales: Takashi Shimura. Toshirô Mifune. Reisaburo Yamamoto. Michiyo Kogure. Chieko Nakakita.
---
Argumento: Un gángster de barrio tiene tuberculosis en su estado primario.
Un día va al médico del lugar, un buen hombre y magnífico médico, al que le gusta beber con asiduidad. Este médico tiene en su casa, como ayudante, a una mujer a la que le da refugio ante la inminente salida de la cárcel de su hombre, el antiguo jefe del lugar. Un hombre terrible, cruel y despiadado.
Cada vez que el actual jefe tuberculoso y el doctor se ven para analizar el proceso de la enfermedad, acaban riñendo y peleando ya que el enfermo no le hace caso al doctor y sigue bebiendo y yendo con mujerzuelas, siempre en un clímax de mucho humo y perversión.
Sin embargo, en el fondo, el truhán es un buen hombre que está de más en ese infecto ambiente, pero no sabe cómo salir de él
.
---
Mi opinión:

"- Extraño oficio el del médico: necesitamos a toda costa personas enfermas...y debemos curarlos".

Extraordinario film del maestro Kurosawa, que consigue un ejemplar trabajo, muy entretenido y profundo.
Sensible y duro a la vez, Kurosawa retrata el ambiente de las grandes ciudades pocos años después de la finalización de la II Guerra Mundial.
Son años tristes y ásperos, donde las personas deben intentar sobrevivir y donde los canallas, si son implacables, logran grandes beneficios económicos.


En ese ambiente surge un verdadero ángel, un doctor alcohólico, lleno de humanida y compasión hacia el ser humano, con grandes dudas hacia las personas, a las que considera, muchas veces, débiles en su voluntad, pero que siempre espera, en el fondo, lo mejor de ellos para acabar con sus miserias, tanto físicas como de sus respectivas almas.
Gracias a un excelente guión y una estupenda puesta en escena, se narra una terrible historia, llena de violencia y de amor y cariño entre las personas.
Por medio de unas soberbias caracterizaciones de Takashi Shimura y de Toshiro Mifune, en su pirmera colaboración con Kurosawa (luego harían otras quince películas), el espectador asiste sobrecogido, compungido y emocionado, a la caida de un ser humano vencido por sus temores, pero que lucha hasta el fin por conservar su honor y prestigio.
Mifune, en este film, consigue una impactante caracterización, que gracias a un sencillo pero eficaz maquillaje, alcanza cotas desgarradoras.


Verle, fotograma a fotograma, debilitarse y aquirir tintes cadavéricos, deja huella para siempre.
Memorables escenas, que nunca se podrán olvidar, como el intento de la mujer de la taberna por llevarse consigo a su casa del campo al protagonista, ya muy enfermo (magistral declaración de amor), o la lucha entre los dos gángsteres, escena de gran impacto dramático, que deja bien a las claras porqué Kurosawa es considerado hoy en día como uno de los mejores directores de la historia del Séptimo Arte.
Maravillosa película
.
---

---