viernes, mayo 02, 2008

COLT POR CUATRO CIRIOS, UN (Quatre salopards pour Garringo) (España, italia; 1971) Spaguetti Western

Director: Ignacio F. Iquino
---
Intérpretes Principales: Robert Woods. Olga Omar. Mariano Vidal Molina. Cris (Chris) Huerta. María Martín, Antonio Molino Rojo, Raquel Barleycorn. Luis Ciges.
---
Argumento: Una banda capitaneada por un banquero sin escrúpulos, asalta un carro con mucho dinero en efectivo, unos trescientos mil dólares, y su jefe reparte parte del botín entre sus hombres.
Sin embargo uno de ellos decide quedarse con la mayor parte del dinero y roba al jefe y emprende la huída.
En el camino le asalta un encapuchado, quien le asesina y le roba.
Desde entonces, la banda cree que ha sido uno de sus hombres, quien pide ayuda a su antiguo amigo, el sheriff del lugar, para que le proteja pues quieren asesinarle al creer que tiene el dinero.
El sheriff cree, en realidad, que su antiguo amigo es el asesino y ladrón, pero decide ayudarle ante su insistencia
.
---
Mi opinión: Bastante mediocre spaguetti western, dirigido por el catalán Ignacio F. Iquino, que tiempo antes había realizado alguna película estimable y parecía llegaría más lejos en el mundo de la dirección. No lo hizo y se apartó del buen cine comenzando a producir y dirigir pelis de medio pelo, siempre a corriente de la comercialidad más absoluta.
En esta ocasión consigue, al menos, que no aburra, aunque la peli no sea nada buena y según pasen los minutos el argumento desemboque en la pura inanidad, viéndose todo con incredulidad.
Palizas terribles que a cualquiera le hubiera partido los huesos en mil pedazos y que aquí sí que hacen un poquito de daño pero al final el chico (y también el malo cuando le apalean sus antiguos compañeros) gana a todos.



Muchas, demasiadas carreras a caballo, y una forma de alargar la cinta que acaba agotando.
Pero ciertamente tiene algo que hace que se pueda seguir viéndola. Y esto supongo que debe anotarse en el haber de Iquino, hombre con mucha experiencia, que no es un mindundi detrás de las cámaras.
Al menos hace que su visión no moleste e incluso haga gracia en algún momento, sobre todo cada vez que sale el gran Luis Ciges, aquí haciendo de enterrador del pueblo con pocas luces.
Su primer tercio no esá nada mal, pero ya digo que poco a poco todo va desbocándose hasta llegar a ser como el Rosario de la Aurora, un puro disparate argumental
.

A continuación, el homenaje al protagonista, Robert Woods, por parte de Youtube.com


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un spaguetti western desangelado y muy aburrido, protagonizado por dos descubrimientos femeninos de Iquino, como era María Martin a la que lanzó en los 40 como vampiresa y Olga Omar a la que lanzó en los 60 con "La chica del auto stop" cuyo escaso éxito hizo que volviera a los papeles secundarios en Madrid antes de regresar aquí a la marca IFI. El enfrentamiento entre ambas en la película y la radiante fotografía en color son unos alicientes insuficientes para salvar un producto tan desvaído.
Lux Coral.

travismagee dijo...

Hola Lux,

Pues mucha razón tienes. En cuanto a María Martín, lo cierto es que la voy viendo en unos cuantos spaguettis.

Un cordial saludo.

Travis (Iñaki)

Anónimo dijo...

María Martín, musa del "destape".......