viernes, agosto 15, 2008

VENGANZA (Taken) (Francia, 2008) Acción, Thriller. Nota media de la encuesta: 7

Director: Pierre Morelle
---
Intérpretes Principales: Liam Neeson, Maggie Grace. Famke Janssen. Xander Berkeley, Katie Cassidy, Olivier Rabourdin. Leland Orser.
---
Argumento: Un ex-agente de la CIA, que a consecuencia de su trabajo se encuentra más bien solo, sin esposa, quien acabó divorciándose de él, y sin poder ver lo que quisiera a su amada hija, que acaba de cumplir 17 años.
Vive cerca de ellas para poder ver a "la niña", y un día la chavala, junto a una amiga algo más mayor que ella, se van "de parranda" por varias ciudades europeas.
O eso pretenden, ya que, nada más aterrizar en París son secuestradas por hombres albaneses, pertenecientes a grupos que viven de la trata de blancas.
Desde ese momento, el padre jura venganza y comienza la búsqueda de la chica
.
---
Mi opinión: Estimable cinta de acción, mucha acción, a cargo de un hombre desesperado, que lleva a cabo todo lo que le enseñaron en su día, para encontrar a su secuestrada hija.
Y para ello no escatima en golpes, tiros, persecuciones... y todo él solito.
Y esto último es lo único no malo pero sí que resta algo de credibilidad a la película, que prácticamente el protagonista se lo guisa y se lo come él solito.


Por lo demás, está bien narrada y tiene algo meritorio, que se toma su tiempo al comienzo, para ir conociendo al protagonista. Cuál es su pasado, su presente y lo que hará en el futuro. Son trazos humanos, que perfilan su psicología y modos de actuación, amén de su cariño y amor a su hija.
Luego la cinta desemboca en lo que he apuntado, acción a tope, con peleas tremendas con golpes de kárate, cuchillos y lo que haga falta.
Hay un par de persecuciones en coche que quizá sean algo largas, pero el film gusta y entretiene de veras, al no haber tiempos muertos y mantener la tensión dramática en todo el metraje.
Además, hay algunos momentos realmente originales, o casi, como el modo en que el protagonista logra al fin que su colega francés le ayude. No es lo que se espera ni mucho menos, de un héroe.



Y es que el protagonista no lo es en absoluto, al menos no uno de una pieza y con la honestidad y limpieza en su actuación de banderas. Al contrario, no le tiembla el pulso para hacer lo que sea menester con tal de lograr su objetivo.
En fin, que, para ser producción de Luc Besson, está francamente bien, logrando su sano propósito de no solamente no aburrir al respetable, sino de hacerle vibrar en el asiento (la conversación entre padre e hija momentos antes del secuestro de ella tiene mucha tensión). Lo de menos es que sea creíble
.