martes, noviembre 18, 2008

ENSAYO GENERAL PARA LA MUERTE (España, 1962) Policiaco, Intriga. Nota media de la encuesta: 6

Director: Julio Coll
---
Intérpretes Principales: Susana Campos, Carlos Estrada, Roberto Camardiel, Ángel Picazo, José Bódalo, Carlos Ballesteros, Irán Eory.
---
Argumento: Un famoso director de teatro, descubre que su bella mujer le engaña con otro.
Así, planea el asesinato de la mujer, o eso parece al menos, puesto que, quizás todo sea un ensayo para su próxima obra
.
----
Mi opinión: En su tiempo, reputada película de intriga, que no ha soportado demasiado bien el paso del tiempo.
Es cierto que todavía continúa siendo una película elegante, bien dirigida y con una buena puesta en escena.
Asimismo, los intérpretes lo hacen de maravilla, con un trío de actores veteranos maravillosos, como Roberto Camardiel (mejor actor de reparto por el CEC en 1962), José Bódalo y Miguel Picazo.
Sin embargo, lo más importante de la película, la historia, la intriga inherente a ella, en su tiempo parece ser que pegó fuerte, que a los espectadores de la época les gustó mucho e incluso vieron en ella un marchamo de originalidad. Sorprendente, supongo que fue para ellos, dados los premios que le dieron a la película por aquél entoces (y de los que me alegro, ojo).




Empero, vista hoy en día, es innegable que el puzzle que se presenta deviene en ingenuo y sin capacidad de sorpresa. Todo se ve venir y, por si fuera poco, tiene poca chispa. Pero, repito, eso se ve ahora, una vez que se ha visto muchas películas de este tipo y quizás, con más medios.
La parte técnica es muy buena, con una estupenda fotografía en blanco y negro. Los decorados de interiores, obra del gran Gil Parrondo, que comprobamos que entonces estaba ya en activo, son maravillosos, como en él es costumbre.
En resumidas cuentas, una más que digna película de intriga, que no ha envejecido bien, eso es todo
.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es un relato policíaco donde todo va sobre ruedas con un ritmo elegante y exquisito hasta una escena hacia el final donde la mujer adúltera saca del cajón un revolver y dispara tres veces al marido que le tendió la trampa, el tio cae al suelo y luego se levanta como si nada y la mujer no lo ve hasta que la agarra. Es una lástima que J. Coll no se diera cuenta en el momento de la incoherencia de esa escena. Tanto Susana Campos como Irán Eory eran poseedoras de un refinamiento imposible de hallar en ninguna actriz del cine español actual.
Lux Coral.

travismagee dijo...

Hola anónimo,

Ya siento no haber leído tu comentario hasta hoy.
Y estoy de acuerdo...más o menos, por cuanto creo que el relato no va exáctamente sobre ruedas, pero sí elegantemente, con mucho oficio.

Un cordial saludo.

Travis (Iñaki)