domingo, enero 25, 2009

PACTO DE SILENCIO (España, 1949) Intriga. Nota media de la encuesta: 6

Director: Antonio Román
---
Intérpretes Principales: Adriano Rimoldi, Ana Mariscal, Conrado San Martín, María (Mary) Martin, Rafael Bardem.
---
Argumento: El mayor John Brand del ejército británico, es dado por muerto en el reembarque de Dunkerque.
Su esposa Isabel, una española que reside en Barcelona, recibe el comunicado oficial de su muerte.
Pero en realidad, John no está muerto, simplemente ha pasado a prestar sus servicios en el departamento del Inteligent Service
.
---
Mi opinión: Curiosa película española, que se aparta un tanto en el espíritu de lo que se hacía en España por aquellos años, siempre y cuando tocaran temas relacionados con la II Guerra Mundial y personajes españoles.
Me refiero a que, sabiendo que España fue un aliado, eso sí, ¿neutral? (legión Cóndor...), de los alemanes en la II Guerra Mundial, por mor de la ayuda que estos le dieron a los nacionales en la Guerra Civil Española, los alemanes solían ser los buenos o menos malos en este tipo de filmes. En este caso, sin embargo, son los malos y los aliados los buenos.
Esta cinta es amena, entretenida, no aburre nada e incluso interesa hasta el final.
No se puede decir que es buena, pero sí que transcurridos muchos años desde su realización, no pierde la compostura y sigue siendo digna, con apuntes costumbristas, como las imágenes de la romería en honor de la Virgen en el monte Aralar.
Quizás esté anticuada la técnica empleada, con escenas melodramáticas y diálogos pasados ya de moda, así como la peculiar por lo estridente, utilización de la música para resaltar momentos de tensión y dramatismo.




Pero al margen de esto, está bien dirigida, como se comprueba fácilmente en las escenas del juicio final, brillantemente montadas, y el plantel interpretativo es muy digno, con una Ana Mariscal y un Conrado San Martín, convincentes. Con todo, el mejor de todos, cosa lógica, es un Pepe Isbert pre trabajos con Berlanga y Cía, muy fresco y divertido, sin necesidad de ser chistoro en grado máximo. Él, con su peculiar forma de hablar y moverse, llena la pantalla y otorga a su agradecido personaje de director del balneario donde se hospedan los protagonistas, una gran simpatía.
"Pacto de silencio" tiene una historia un tanto estrambótica, rocambolesca más bien, pero está bien llevada y su narración es clara, por lo que acaba por gustar, sin más, pero también sin menos
.
En el año 1963, el propio Antonio Román rodó un remake, con el mismo título, aunque situando la acción en Argelia. A este remake corresponde el segundo póster que adjunto.