martes, mayo 12, 2009

PERRO RABIOSO, EL (Nora Inu) (Japón, 1949) Negro.Media: 7

Director: Akira Kurosawa
---
Intérpretes Principales: Toshirô Mifune. Takashi Shimura. Keiko Awaji. Eiko Miyoshi. Noriko Sengoku. Fumiko Honma. Reikichi Kawamura.
---
Argumento: Unos pocos años después de finalizar la II Guerra Mundial, en Japón, las gentes tratan de vivir consiguiendo mejorar sus maltrechas vidas tras la dura y sangrienta contienda.
Un policía, un día de verano de muchísimo calor, pierde su pistola cuando iba en un autobús atestado de gente, a consecuencia de que alguien se la roba.
Se trata de un colt y con dicha arma se produce un asesinato.
Desde ese momento el policía, tras tratar inútilmente de dimitir del cuerpo, tratará de encontrar el arma pues tiene miedo de que con ella se sigan cometiendo crímines.
Y así es...por lo que se le da la ayuda de trabajar con un inspector de policía más mayor y con mucha más experiencia, Sato.
Entre los dos irán poco a poco acercándose al peligroso "perro rabioso" que se siente acorralado y es más peligroso que nunca
.
---
Mi opinión: Buen film de geneuino género negro, uno de los primeros grandes trabajos del maestro Akira Kurosawa.
Aquí tuvo la inestimable ayuda de no sólo su casi sempiterno equipo de trabajo que le acompañó hasta el final, sino de dos antológicos intérpretes:
Toshiro Mifune (alejado de sus posteriores trabajos, pues aquí es bastante silencioso y sobrio) y Takashi Shimura (ganador como mejor actor en el Mainichi Film Concours de 1950), quienes por sí solos llevan el peso de la película durante gran parte de metraje.



Y es que se puede decir que tiene dos partes algo diferenciadas, en la primera más intimista, más interiorista, se destaca la lucha individual, sorda, dolorosa, del protagonista, que ha perdido su herramienta de trabajo, con trágicas consecuencias.
En esta parte, larga, el ritmo es romo y quizás no sea del gusto de la mayoría de los espectadores, dada su ausencia de acción y espectacularidad alguna.
Es una parte descriptiva, sobria, sorda y con múltiples elementos costumbristas que nos ofrece Kurosawa acerca de la forma de vivir de gran parte de la población de cualquier ciudad que trata de levantarse a una derrota nacional.



En la segunda, en cambio, una vez cobra protagonismo el gran actor Takashi Shimura, presente en gran parte de la filmografía de Kurosawa en su primeras cintas, el film aquiere otra dimensión, acorde con la primera, pero con más tensión dramática, que se torna casi insoportable en los últimos veinte minutos, sobre todo en la larga escena del hotel donde va el Sr. Sato a comprobar si el buscado "perro rabioso" se encuentra alojado allí.
Son minutos con un suspenso desmesurado, que pone los pelos como escarpias al espectador, gracias a un clímax desasosegante magistralmente conseguido por la poderosa puesta en escena de Kurosawa.
Así, en líneas generales tenemos un excelente trabajo, aunque desigual, irregular en el ritmo y también en el interés, que va in-crescendo.
Un buen ejemplo de género negro japonés
.