sábado, julio 18, 2009

THREE EXTREMES (Saam gaang yi) (Hong Kong, Corea del Sur, Japón; 2004) Terror. Valoración: 6,70


Directores: Fruit Chan, Park Chan-Wook, Takashi Miike
---
Intérpretes Principales: Ling Bai, Pauline Lau, Tony Leung Ka Fai, Meme Tian, Miriam Yeung Chin Wah, Sum-Yeung Wong.
---
Argumento: "Dumplings", del director de Hong Kong Fruit Chan, nos narra cómo la obsesión de las mujeres por la estética puede llevarlas a hacer cualquier cosa con tal de no envejece.
La segunda, "Cut", del director coreano Park Chan-Wook ("Old Boy") es una aterradora historia de envidias y venganzas que sitúa al protagonista ante un dilema que hará que su vida cambie para siempre, independientemente de la decisión que tome.
"Box", del director de culto japonés Takashi Miike ("Llamada Perdida") nos cuenta en su episodio cómo una joven novelista vive atormentada en el presente por un hecho que ocurrió en su pasado
.
---
Mi opinión: Irregular fllm asiático, donde se nos narran tres historias de terror, cada cual de ellas completamente diferentes, tanto en el estilo como en su fondo.
Las tres son interesantes, sobre todo la primera y última, mientras la segunda "Cut" es más bien un canto al horror gore, excesiva en todos los sentidos y que, o bien puede admirarse en su composición formal, a base de trávellings imposibles, o bien se rechaza frontalmente, tal es el grado de violencia, sangre y sadismo.
Pero este episodio, con ser el que más bien se puede recordar debido al impacto de sus imágenes, también es el más flojo, pues acaba cansando un poco, al ser deslavazado e inconexo, en el fondo.





El primer episodio, "Dumplings" toca el horror más cotidiano, siendo el componente psicológico el verdaderamente importante.
El horror está dentro del ser humano, dentro de su cabeza, de su cerebro.
Está bien filmado y posee un excelente duelo de actrices. Acaba gustando pues tiene equilibrio emocional y un buen final.
El mejor de todos es, contra mi propio pronóstico pre-vistazo al filme, el tercero, el del japonés Takashi Miike.
Un cuento de terror, que no da precisamente miedo, ni creo lo pretente, sino que acentúa su componente lírico, por medio de una historia de amor fou entre dos hijas y un padre, un posible asesinato, y el sueño recurrente de la protagonista donde ve cómo su progenitor le entierra viva en medio de un bosque helado.
El episodio está bien filmado, con una magnífica dirección artística y buen empleo de la música, pero lo mejor de todo está en su final, un final sorprendente, que le da fondo y forma a todo.
Y como es el último episodio de la cinta, esta deja un buen sabor de boca
.