jueves, agosto 13, 2009

MI VIDA EN RUINAS (My Life in Ruins) (USA, España; 2009) Comedia. Media: 5,66


Director: Donald Petrie
---
Intérpretes Principales: Nia Vardalos, Richard Dreyfuss, Rachel Dratch, Caroline Goodall, Alistair McGowan, María Adánez, María Botto.
---
Argumento: Una mujer ya en la treintena, que está esperando que le escriban de algún gran colegio para dar clases, y que tiene una pésima vida amorosa (nula desde hace mucho tiempo), trabaja como guía turística en Grecia, llevando por los distintos monumentos del país, a turistas de todos los lugares del mundo.
Como quiera que trabaja en esto con desgana, siempre le asignan los peores grupos: ancianos, recién divorciados, jóvenes descerebrados, sobre todo anglosajones...
Y en esta ocasión sucede lo propio. Sólo que ahora el conductor del descacharrrado autobús es un apuesto griego con aspecto salvaje, que se fijará en la muchacha, dado lo torpe que ella es. Además, contará con la simpatía y amistad de un recién viudo estadounidense, auténtico motor y salsa del variopinto grupo
.
---
Mi opinión: Bastante mediocre pero simpática coproducción entre USA y España, que se aprovecha del grato recuerdo de Nia Vardalos en su exitosa aunque también discreta "Mi gran boda griega".
En esta ocasión su personaje ha pasado por, se supone, diversos fracasos amorosos y ha perdido la alegría y el buen humor. Por ello chocará con las muchas ganas de divertirse del grupo que le ha tocado en suerte llevar por los caminos griegos para ver, principalmente, antiguos monumentos.
Vardalos sigue siendo tan simpática como antes y tiene un indudable feeling cómico. Lo que ocurre es que el guión es algo andrajoso en cuanto a imaginación en la finalización de los diversos gags, tanto visuales como sobre todo verbales.





No aburre y se hace amena, pero sobre todo por fomentar valores positivos como el amor, la camaradería, la amistad, el buen rollo, la unión familiar, la alegría de vivir en definitiva. Y a ello contribuye poderosamente el personaje interpretado con el piloto automático puesto, el otrora grande Richard Dreyffus, venido a menos por lo que se ve.
El resto del reparto, pues muy variopinto, con algunos con peso específico en la historia y otros con bastante menos (nuestras guapas y aquí cachondas
María Botto y María Adánez, ambas guapísimas).
Lo mejor, sobre todo para quien conozca la costa alicantina (como yo humildemente, al pasar varios veranos y Semanas Santas), es ir descubriendo exteriores rodados en ella, cual si fueran mismamente griegas (Alicante, Benidorm, Guardamar del Segura, Guadalest...).
Humilde pues en cuanto a calidad cinematográfica, sosa en líneas generales y olvidable, pero agadable
.