sábado, septiembre 12, 2009

GOTHIKA (USA, 2003) Intriga, Terror. Media: 5,50


Director: Mathieu Kassovitz
---
Intérpretes Principales: Halle Berry, Robert Downey Jr., Charles S. Dutton, John Carroll Lynch, Bernard Hill. Penélope Cruz.
---
Argumento: Una doctora psiquiatra, que trabaja en una institución para la ayuda a enfermas mentales, en una noche de tormenta, casi atropella a una joven que se encuentra empapada y ensangrentada en medio de la carretera.
Al llegar a su vera e intentar ayudarla, recibe una fuerte descarga de fuego.
Al día siguiente se encuentra encerrada en el hospital y se entera de que le acusan de haber asesinado brutalmente a su marido, el jefe de los médicos de la institución.
Tratará de demostrar su inocencia, pero todos creen que está loca y que, efectivamente, asesinó a hachazos a su querido esposo
.
---
Mi opinión: Efectista película de intriga, escorada hacia el terror, más bien fantasmagórico.
Es una cinta fallida en todos los aspectos habiéndose cuidado bastante su aspecto formal, esto es: la iluminación, con abundantes cambios de luz, y la fotografía, amén del impactante sonido, que trata de dar un mayor empaque climático a la supuestamente interesante historia. Pero como mucho, solo es interesante sobre el papel.





En el celuloide queda como algo reiterativo y sin ninguna credibilidad. De acuerdo en que es un argumento de terror fantasmagórico, que ya se sabe que no puede ser real, pero por lo menos podría haberse intentado ser más verosímil. Pero todo se queda en una reiteración de sustitos y trampitas para el espectador, que no se puede involucrar en lo que está viendo, por mucho que lo intente.
Sí es cierto que la protagonista
Halle Berry, denota un importante esfuerzo interpretativo, tanto en los diálogos como en la parte física, y se agradece pues sin ella la peli sería francamente mala. Pero gracias a ella no solo es soportable sino que incluso hay alguna escena conseguida (no, ahora no recuerdo cuál…).
Pero, en resumen, se trata de una película que se queda por debajo de todas sus pretensiones, ya que se nota que tenía ambición, una ambición que queda en nada una vez vista.
Se ve, uno/a se queda fría/o y la olvida rápidamente. Así de sencillo
.