lunes, octubre 19, 2009

SIN NOMBRE (USA, México; 2009) Drama, Social, Intriiga. Valoración: 6,70


Director: Cary Joji Fukunaga
---
Intérpretes Principales: Paulina Gaitán, Edgar Flores, Kristyan Ferrer, Tenoch Huerta Mejía, Diana García, Héctor Jiménez.
---
Argumento: Sayra es una adolescente que vive en Honduras anhelando un futuro más brillante. Una reunión con su padre, de quien hace tiempo está distanciada, le ofrece una oportunidad única: emigrar con su padre y su tío a México, y de allí a Estados Unidos.
Mientras tanto, Casper, conocido como Willy, es un adolescente que vive en Tapachula (México) y es miembro de la Mara Salvatrucha, una pandilla liderada por Lil’ Mago. Acaba de reclutar a Smiley, de 12 años, que es sometido a una dura prueba de iniciación.
Sayra y sus parientes cruzan la frontera y consiguen encaramarse a un tren de carga con destino a Estados Unidos en la estación de Tapachula. Es el mismo tren al que han subido Lil’ Mago, Casper y Smiley para robar a los inmigrantes
.
---
Mi opinión: Buen film estrenado en el Festival de Cine Internacional de Donostia-San Sebastián 2009 en la Sección Nuevos Horizontes.
No se trata de un estreno mundial, ya que viene precedido por un gran éxito en, por ejemplo, los prestigiosos certámenes de Sundance y Edimburgo, en los que ha cosechado premios importantes.
Y es que está muy bien, al ser una historia potente, con un argumento que engancha desde el principio, aunque al comienzo cueste un tanto pillar la manera de hablar de los jóvenes protagonistas. Pero una vez se hace oído el interés impregna al espectador, para no soltarle hasta el final, que no por previsible deja de tener fuerza e impacto.




Argumento de hoy en día, que relata las vicisitudes de dos formas de entender la vida, una la de las crueles maras, donde si alguien quiere dejarles pasa a ser considerado apestado y se le persigue a muerte, y las de las personas emigrantes, que desean dejar la actual vida de miseria o al menos sin claros horizontes de esperanza, y llegar a un lugar lejano más prometedor.
Amor y violencia se unen en un film que tiene mucha tensión y está admirablemente dirigida en el aspecto técnico por el debutante Cary Joji Fukunada.
Por su parte, los jóvenes intérpretes cumplen sobradamente su trabajo, siendo creíbles en todo momento.
Bellísima fotografía y buena banda sonora
.