jueves, noviembre 19, 2009

HERMANAS ENFADADAS, LAS (Soeurs fâchées, les) (Francia, 2004) Vida Normal. Media: 6,60


Directora: Alexandra Leclére
---
Intérpretes Principales: Isabelle Huppert. Catherine Frot. François Berléand, Brigitte Catillon. Michel Vuillermoz. Christiane Millet.
---
Argumento: Una mujer va a París pues debe reunirse con un editor, con objeto de que, quizás, pueda publicar su primera novela. Se trata de una mujer que es feliz junto al hombre que ama, tiene un hijo, y ha vivido siempre en provincias.
En París deberá vivir en la gran casa de su hermana mayor, infeliz pero muy rica, a quien le enerva con su vitalidad y simpatía, libre de prejuicios.
Saldrán a la luz dolorosos recuerdos, producto de una infancia infeliz
.
---
Mi opinión: Agradable "peliculita", no porque sea una nimiedad sin importancia alguna, sino por que es muy modesta en cuanto a ambición, aunque se torne amena y simpática.
Simpática por la energía y vitalidad que desprende el personaje muy bien encarnado por
Cathérine Frot, y por el optimismo que, quizás, desprende en el fondo su triste historia.
Está muy bien interpretada por dos excelentes actrices, quienes se complementan perfectamente para crear un tándem que expone bien a las claras lo que significa para la joven directora la dualidad provincia-gran capital.




La provinciana, según Leclére, transmite felicidad y alegría, y la insatisfecha rica parisina, tristeza, frustración e infelicidad. Estos últimos estados de ánimo negativos los manfiesta soberbiamente
Isabelle Huppert, en escenas como la cena en su casa o la que tiene lugar en el teatro.
Bien dirigida sobriamente en el apartado técnico, aunque tiene una preciosa música y envolvente música, se conforma en narrar claramente una historia básica entre varios seres humanos que tratan de encontrar su camino. Y creo que lo consigue. No busca más y logra que el espectador sienta al finalizar la proyección que no se le ha dado gato por liebre, quedando satisfecho.
Creo que resulta convincente en su honesto planteamiento aunque es cierto que alguna cosilla que otra no resulta muy creíble, como cuando Huppert descubre que su mejor amiga le engaña con su marido. Está cogido por los pelos, sí
.