sábado, noviembre 28, 2009

JUDAS...¡TOMAS TUS MONEDAS! (Gringo, è tornato Sabata) (España, Italia; 1972) Spaguetti Western. Media: 4,75

Directores: Pedro L. Ramírez, Alfonto Balcázar
---
Intérpretes Principales: George Martin, Vittorio Richelmy. Fernando Sancho, Rosalba Neri, Daniel Martín.
---
Argumento: Un oficial del Ejército de Los Estados Unidos, roba, tras asesinar junto a sus compinches a sus compañeros de destacamento, un cofre con cien mil dólares en oro.
Además del oro, se llevan a una bonita mujer que viajaba por casualidad en la diligencia que acaba de llegar a la ciudad.
Uno de los compinches del traidor asesino y ladrón es un mexicano llamado Carrancho, que no es un asesino, pero sí muy astuto y que logra llevarse el oro y enterrarlo en un cementerio mormón.
El traidor le dejará herido de muerte y será ayudado por un forastero que le oye en sueños el asunto del oro.
Mientras tanto, un extraño hombre vestido de negro busca a la banda, aunque parece estar más interesado en el jefe de los ladrones que en el dinero
.
---
Mi opinión: Pobre tardio spaguetti western coproducido por España e Italia, de la factoría Balcázar, con todo lo que ello lleva consigo. Esto es: economía de medios, poco presupuesto y una historia de andar por casa.
El argumento está más que trillado y los acontecimientos se suceden sin mucho rigor que digamos.
Comienza más o menos bien pero poco a poco el tedio se apodera del conjunto debido a una mala realización, plana y harto convencional, amén de un guión que a pesar de estar creado por tres personas, no puede ser más falto de imaginación.




Hay, como no podía ser menos saliendo Fernando Sancho, notas de humor, que no hacen demasiado gracia, y solo se salva, pero de qué manera, la preciosa fotografía a toco color y pantalla, de Jaime Deu Casas. Dicha fotografía engrandece los bonitos parajes de las afueras de Casteldefells y Papiols, en Catalunya, exteriores que no deben extrañar estando ubicada la productora Balcázar en dicha región.
Destacar, eso sí, la pésima interpretación de Vittorio Richelmy.,como cazador de recompensas, que con un purito en la boca casi todo el rato, pretende, digo yo, parecerse algo al Clint Eastwood de la excelente trilogía Leone. Dicho intento se salda con el más triste ridículo, dadas las nulas cualidades interpretativas del pipiolo, que da verdadera pena con su cara de poker durante todo el metraje.
Y también podríamos hablar de la belleza de Rosalba Neri, que en esta ocasión está totalmente desaprovechada
.