viernes, noviembre 13, 2009

SOMBRAS EN EL RANCHO (Tumbleweed) (USA, 1953) Western. Media: 6,60


Director: Nathan Juran
---
Intérpretes Principales: Audie Murphy, Lori Nelson. Chill Wills. Roy Roberts. Russell Johnson, K.T. Stevens.
---
Argumento: Jim Harvey, joven aventurero ve a un indio en el suelo, malherido y se decide a ayudarle pese a que están en guerra con ellos.
El indio intenta, no obstante atacarle, pero no tiene fuerzas.
El joven le saca la bala y quedan más o menos como amigos.
Poco después se reúne con unos colonos, que le habían contratado para llevarles sanos y salvos por el peligroso lugar.
A pesar de sus cuidados extremos, son atacados por los indios y tras poner a las dos mujeres de la expedición a salvo, abandona la expedición para tratar de dialogar con "Nube amarila", jefe de los indios y padre del indio al que ayudó.
El joven cree que el padre será agradecido, pero no es así y tras apresarle atacan la caravana, matando a todos menos a las chicas.
La madre del indio liberará al muchacho, pero por quedar vivo, al regresar a la ciudad, será considerado por todos como un cobarde y causante de la muerte de los componentes de la caravana.

---
Mi opinión: "- Se lo dije, señorita: quien vuela con pájaros carroñeros se ensucia las alas".

Muy entretenido western de serie B, bien dirigido por Nathan Juran, y con competentes "secundarios" (curiosamente Lee Van Cleef no hace de villano).
Lo cierto es que está bien narrada y la historia está llevada con buen pulso, siendo su sobriedad y seriedad sus mayores logros.




Resulta muy amena, aunque no son demasiado creíbles las bondades del jamelgo que le endilgan al protagonista. Un caballo de mal aspecto pero inteligentisimo, fuerte, ágil y rápido. Las escenas con el feo equino son las mejores del film, sobre todo cuando se empecina, en pleno desierto, en buscar agua con las patas delanteras. Todo un espectáculo.
Las escenas de acción, francamente violentas, tanto con los indios como la pelea final entre el protagonista y el malo en las rocas del desierto, son de recibo y la fotografía loograda. Además, mucho metraje está rodado en exteriores (Red Rock Canyon, California, USA), lo que le da autenticidad al argumento.
Un western francamente majo, que gusta mucho mientras se ve, aunque puede olvidarse pasado un cierto tiempo. Pero está bien y es muy agradable
.