viernes, diciembre 18, 2009

SARABAND (Suecia, Italia, Alemania, Finlandia, Dinamarca, Austria; 2003) Drama. Media: 7,40


Director: Ingmar Bergman
---
Intérpretes Principales: Liv Ullmann. Erland Josephson. Börje Ahlstedt. Julia Dufvenius. Gunnel Fred.
---
Argumento: Marianne, una mujer ya madura, de 63 años, visita a su ex-esposo, un anciano ya de 86 años, aunque con la suficiente vitalidad para seguir siendo creativo y combativo, en todos los aspectos de su vida.
El hombre vive en una preciosa casa, en un bosque, cercano a un precioso lago. Y cerca de él, en otra casa de campo, vive su hijo de 61 años, viudo desde hace tres, y su nieta, una preciosa chica con un impresionante futuro en el mundo de la música (es una virtuosa del violoncello).
Marianne será testigo del profundo rencor e incluso odio que se tienen su ex-esposo y el hijo de él, fruto de otra relación anterior. Y también significará la génesis de la profunda amistad entre ella y la nieta de su ex.
Serán días duros, donde la melancolía, el pensamiento del amor, del rencor y de la muerte, además del proceso de creación, serán constantes
.
---
Mi opinión: Excelente canto de cisne de uno de los mejores directores de cine mundiales: Ingmar Bergman, director sueco que nos abandonó para siempre no hace mucho.
Ya estaba retirado del cine, en su casa del lago, como el protagonista de esta hermosa, dura y triste película. Por ello no sería descabellado decir, aunque hay voces que discrepan, que esta cinta tiene connotaciones biográficas.
Las constantes del cine del maestro sueco están presentes en este buen film, realizado para la televisión, pero que dada su calidad se estrenó en las salas comerciales, consiguiendo un buen éxito, tanto de crítica como de público.





Y no es extraño por cuanto, con solo cuatro personajes, Bergman consigue una película fascinante, llena de estupendos diálogos, soberbias interpretaciones y una fluidez narrativa que puede gustar incluso a los otrora detractores de su cine, que veían a sus obras como algo demasiado profundo.
Aquí no, aquí todo se entiende, siendo la narración clara y precisa, con una primera mitad preciosa y a la vez dolorosa, donde vamos conociendo a los cuatro personajes: de qué cojean, sus viviencias anteriores, sus relaciones actuales, su esperanza o no, en su futuro.
Son estos momentos intensos, tristes, melancólicos, pero hermosísimos, llenos de vida, que gustan mucho.
Para mi gusto, la segunda mitad, por así decirlo, sí que baja un tanto, pausándose un tanto el ritmo narrativo y volviéndose por ello algo más lenta y grave. Sigue siendo buena, pero sí que quizás debería haberla acortado, aunque al final nos obsequia con uno de los prólogos más hermosos que se han visto en la pantalla.
En conjunto es una excelente última obra de un gran creador de imágenes y sentimientos, a quien echaremos de menos siempre
.