jueves, febrero 11, 2010

EDMOND (USA, 2005) Drama. Media: 7 60


Director: Stuart Gordon
---
Intérpretes Principales: William H. Macy. Frances Bay. Rebecca Pidgeon, Joe Mantegna. Denise Richards.
---


Argumento: Edmond es un buen hombre, que lleva una vida gris y está casado con una bonita mujer.
Todo parece irle bien, no tiene ninguna aparente necesidad pero en el fondo se siente un tanto atribulado por su inane existencia.
Un día acude a una echadora de cartas, que le saca algunas no muy bonitas, denotándole un futuro un tanto incierto. Ella le dice que todavía no ha encontrado su sitio.
A partir de ahí y tras abandonar de mala manera y de repente a su esposa, se adentra, por la noche, por las calles de la ciudad, en busca de sexo fácil y un sentido a su infeliz y vacía vida.
Tendrá encuentros y desencuentros que le cambiarán la vida, en efecto, aunque tal vez no como él lo hubiera deseado
.
---





Mi opinión: Excelente adaptación de la obra del reputado guionista de cine y autor de teatro David Mamet, escrito por él mismo, y realizado, lo que constituye para mí una auténtica sorpresa, por Stuart Gordon. No olvidemos que este director se dió a conocer por sus películas de terror "Reanimator" y/o "Re-sonator", con buenas dosis de humor negro .
Aquí aborda una historia tremenda, con un perdido personaje, soberbiamente interpretado por el siempre estupendo William H. Macy, donde el destino, Dios o su propia voluntad, le llevan a un camino lleno de espinas, sacando a relucir su verdadera personalidad, escondida durante tantos años.
El texto está plagado, como no podía ser menos, de excelentes diálogos, en ocasiones, como en el último tercio, de connotaciones literarias que quizás no sean del agrado del espectador medio. Pero antes, es decir, durante tres cuartos de este muy estimable flim, el ritmo es ágil, estando lleno de pequeñas y sustanciosas anécdotas vitales, donde el protagonista se adentrará en lo más profundo de su propio ser, descubriendo finalmente que lo que más temía era lo que más quería y que la libertad total de su ser lo encontraría donde menos podía esperar.
Estupendas interpretaciones de un buen número de buenos actores/actrices: Joe Mantegna y Rebecca Pidgeon, fetiches del guionista, además del veteranísimo Hal Holbrook, George Wendt, Jeffrey Combs, fetiche del director, o y/ las bellísimas Mena Suvari, Bai Ling, Denise Richards y/o Julia Stiles.
Una exquisita cinta, no exenta de violencia tanto verbal como física, momentos de humor y del más doloroso drama.
Merece la pena por su rico texto, sus brillantes interpretaciones y su inteligente realización, así como aspectos técnicos como la fotografía. Además, en cierta manera no deja de ser, amén de curiosa, bastante original
.