sábado, enero 21, 2012

CHISPA DE LA VIDA, LA (España, 2011) COMEDIA DRAMÁTICA. Nota media: 6



Director: Álex de la Iglesia
---
Intérpretes Principales: José Mota, Salma Hayek, Antonio Garrido, Manuel Tallafé
Santiago Segura, Antonio de la Torre, Carolina Bang, Blanca Portillo, Nacho Vigalondo, Fernando Tejero
.
---
Argumento: Roberto es un publicista en paro que alcanzó el éxito cuando se le ocurrió un famoso eslogan: "Coca-Cola, la chispa de la vida". Ahora es un hombre desesperado que, intentando recordar los días felices, regresa al hotel donde pasó la luna de miel con su mujer.
Sin embargo, en lugar del hotel, lo que encuentra es un museo levantado en torno al teatro romano de la ciudad. Mientras pasea por las ruinas, sufre un accidente: una barra de hierro se le clava en la cabeza y lo deja completamente paralizado.
Si intentara moverse se moriría.
Se convierte así en el foco de atención de los medios de comunicación, lo que volverá a cambiar su vida...

---
Mi opinión: Interesante film de encargo de Álex de la Iglesia, que lo hace suyo mediante una impecable dirección, ayudado por un medigo guión que une drama y comedia a partes iguales, con bastantes buenos resultados.
Se le ha achacado, sobre todo, que deja una sensación al final de "dèja vu", esto es, que todo nos suena a haberlo visto con anteriodad. Y es cierto, quien haya visto, por ejemplo "El gran carnaval", del maestro
Billy Wilder, sabrá de lo que hablo.
Pero no es menos cierto que la cinta, incluso emociona un par de veces, siempre es entretenida y además, invita a la reflexión.








Es posible que, pensando en ella unos minutos tras su visión, nos demos cuenta de que no ha entrado en el fondo en el meollo de la cuestión, pero el argumento, la historia, no puede ser más de actualidad, con lo que cualquier espectador puede sentirse identificado con el protagonista, encarnado muy bien por el debutante en el largometraja, José Mota, aunque quien a mí más me ha gustado sea Salma Hayek, muy contenida en sus sentimientos y con momentos magníficos como cuando le pide a la joven reportera de televisión "el favor".
Merece la pena, aunque no sea redonda.