miércoles, septiembre 30, 2015

LONDON ROAD (Reino Unido; 2015) Musical, policiaco, intriga, ¿psycho killer?





Director: Rufus Norris
---
Intérpretes PrincipalesOlivia Colman, Anita Dobson, Tom Hardy, Kate Fleetwood, Eloise Laurence, Lee Nicholas Harris, Janet Henfrey, Nicola Sloane, Lynne Wilmot, Calvin Demba, Jenny Galloway, Gillian Bevan.
---
ArgumentoBasada en el musical dirigido por el propio Rufus Norris, narra los sucesos reales que conmovieron a la pequeña población de Ipswich, en el condado de Suffolk en el año 2006, cuando la tranquilidad sus habitantes se vio alterada por el descubrimiento de los cuerpos de cinco mujeres. 
Los residentes llevaban años luchando contra la frecuente aparición de hombres que recorrían la calle para solicitar los servicios de prostitutas. 
El film describe cómo la comunidad se convirtió en el epicentro de esos trágicos acontecimiento.
---



Mi opiniónFilm del Reino Unido producido por la BBC, con buenas críticas en su país y que en la clausura del Festival de Donostia-San Sebastián de este año 2015 ni gustó ni convenció mayoritariamente.
Sucede que es un musical de intriga,  pero como mi buen amigo y cinéfilo sabio Manu me dijo: "¡Mira que me gusta el musical, pero ESTO...!. Y ahí está el detalle, su indefinición, su impersonalidad. Que no se sabe bien qué carajo es.
Supongo que se ha querido ser original o al menos ofrecer el último día algo distinto. Y a fe que lo han conseguido el amigo Rebordinos y sus colaboradores. Pero esto no quiere decir que se haya acertado.
Para comenzar es un musical sin bailes, a no ser que se llame así a lo que al comienzo hacen varios personajes en una tienda de ropas: dar vueltas por los maniquís.
Y además, y esto sí que lo he visto y oído yo por primera vez en un musical, con letras de las canciones repetidas una y otra vez por distintos personajes y con, a veces, entonaciones distintas. Al principio, vaya, uno creer ver algo original, pero luego se hace repetitivo, redundante, y acaba, o puede perfectamente acabar por cansar.



Menos mal que hay algo de humor, no mucho, pero que yo al menos agradecí. Como cuando el presentador del diario va a hacer una conexión y no acierta a dar la noticia sin emplear la palabra "semen". O alguna mirada de algún personaje.
Menos mal que el metraje es stándard, poco más de hora y media, con lo que al menos no aburre sin remedio, aunque por primera vez en este Festival vimos (bueno, lo vio Manu y me avisó) cómo al de unos quince minutos, varias personas enfilaban sus pasos a la salida del cine. Y así durante los siguientes minutos, donde se fueron un buen número de espectadores. No se lo estaban pasando bien...y nosotros tampoco, pero al menos la aguantamos, pero casi casi como quien ve llover, sin apasionamiento, ni emoción, ni disfrute.
¡Ah, se me olvidaba! Al menos podemos intentar averiguar qué carajos hace el bueno de Tom Hardy en este film.