martes, octubre 27, 2015

CITA IMPOSIBLE (España, 1958) Intriga, policíaco





Director: Antonio Santillán.
---
Intérpretes PrincipalesARTURO FERNÁNDEZ,  Philippe Lemaire, Luis Induni, Beni Deus, Claudine Dupuis, Josefina Güell, Estanis González, Luz Márquez, Gustavo Re.
---
ArgumentoRosario es condenada injustamente por un robo cometido en el Teatro Variedades, donde trabajaba como secretaria del empresario Gastón Leducq. 
Al salir de la cárcel, trata de demostrar su inocencia. 
Gastón la llama para decirle que ha encontrado pruebas de su inocencia; pero, cuando Rosario va a su casa, halla el cadáver de Gaston. 
Desde la misma casa llama Rosario a la Policía. Fermín, joven experto de la Brigada de Investigación Criminal, toma declaración a Rosario y amplia la diligencia en el teatro, enterándose así de la discusión habida por la mañana. Mercedes, esposa de Gastón, acusa abiertamente a Rosario como autora del crimen
---



Mi opiniónPelícula de intriga criminal, de aquellas que se hacían en los años cincuenta, muchas filmadas en Barcelona y otras en Madrid. Un intento loable, con algunos títulos conseguidos, de salir de la mediocridad argumental en que se había metido el cine español. El cine de intriga, el policíaco, no se veía mucho en este país, hasta que surgieron hombres como Julio Coll o Ignacio F. Iquino como productor de las mismas.
En esta ocasión el realizador es Antonio Santillán, del que no hace mucho vi "Trampa mortal" y "Cuatro en la frontera". Y es un director, yo creo, más bien mediocre y esto es nota en este film.



Y es que tiene buenas intenciones y queda finalmente digna y honesta en todos sus planteamientos, pero su desarrollo y plasmación en pantalla está falto de imaginación.
Santillán filma de forma plana, con un ritmo desigual, y con algunos tiempos muertos, haciendo que no vibre en ningún momento, que tenga falta de intensidad dramática, aunque hay cosas positivas, como la relación entre el comisario de policía y su "novia", bastante chistosa y tierna.
Pero la intriga policial-criminal no encandila precisamente y todo queda en un tono francamente menor que hace se olvide todo al de poco de verla. Además, prácticamente desde el principio se sabe, pues es muy fácil adivinarlo, quién es el/la asesino/a.
Una más, casi desconocida hoy en día, en parte por méritos propios.