sábado, octubre 24, 2015

MAMMA ROMA (Drama, 1962) Italia




Director: Pier Pao Pasolini
---
Intérpretes PrincipalesAnna Magnani, Franco Citti, Ettore Garofolo, Silvana Corsini, Luisa Orioli, Paolo Volponi, Luciano Gonini, Vittorio La Paglia.
---



ArgumentoMamma Roma es una prostituta que sueña con un bienestar pequeño-burgués. 
Tras la boda de su protector, se traslada con su hijo Héctor a un barrio decente, donde regenta un puesto de frutas en el mercadillo popular. 
Héctor es un muchacho de carácter débil e influenciable que se deja arrastrar por los amigos y se enamora de Bruna, una chica que lo inicia en los secretos del amor. 
Pero su madre quiere que su hijo estudio o en el peor de los casos que trabaje, y que se aleje de Bruna y de cualquier chica que alejarle de ella.
---



Mi opiniónDesgarrador drama, que tras su primer trabajo como realizador, "Accatone", adapta su propio guión, escrito al alimón por su amigo colaborador Sergio Citti.
Aunque con más reminiscencias trágico-socio-culturales, el argumento está influido por las experiencias del propio Pasolini como maestro en escuelas de los suburbios de Roma.
Pero lo más importante no son las cuitas que tuvo como docente, que no aparecen, sino la relación semi-edípica, entre una abnegada y amorosa madre de vuelta de todo hacia su amadísimo hijo. Un chaval díscolo, necesitado de amor, que busca su propio camino en la vida, sin haber tenido nunca el amor de un padre y con una madre a la que quiere pero no comprende.




El film es bello y durísimo a la vez. Contiene poesía a raudales y resulta dolorosísimo, sobre todo cada vez que aparece el padre del chico, encarnado excelentemente por Franco Citti, actor fetice de Pasolini desde siempre; y sobre todo por los últimos minutos, terribles e inclementes.
Una cinta con muchísima calidad, pero nada condescendiente para con el espectador, que resulta en todo momento muy entretenida y amena, y que tiene como su mejor baza la sabia y supongo que en la época en la que se estrenó, sorprendente, puesta en escena, con esos planos fijos de tres o cuatro minutos de duración, con la gran y siempre magnética Anna Magnani charlando con personas que le
van saliendo al paso mientras pasea por la noche. Son dos momentos mágicos, absorventes, dignas de pasar a la historia del cine, como también la del comienzo del film, la la de la boda, toda una declaración de principios.
Como curiosidad, en varios momentos suena la bella canción "Violino Tzigano", de Cherubini e Bixio, interpretada nada menos que por nuestro Joselito.
En definitiva, una gran película, casi una obra maestra que, sin embargo, no me atrevería a recomendar a mis amigo/as al no ser, precisamente, la alegría de la huerta.