miércoles, octubre 28, 2015

SECUESTRO DE UNA MUJER (Boss, il) (Italia, 1973) Negro, Mafia




Director: Fernando Di Leo
---
Intérpretes PrincipalesHenry Silva, Richard Conte, Gianni Garko, Antonia Santilli, Corrado Gaipa, Marino Masé, Howard Ross, Claudio Nicastro, Gianni Musi, Mario Pisu, Vittorio Caprioli, Pier Paolo Capponi, Andrea Aureli, Pietro Ceccarelli, Giulio Baraghin.
---
ArgumentoNick Lanzetta recibe la orden por parte de Daniello, del clan de Don Corrasco, de atacar un cine en donde están varios hombres de Cocchi. 
Cocchi decide vengarse y secuestra a la hija de Don Corrasco comenzando así una disputa entre bandas en donde se verán envueltos desde la policía hasta altos estamentos políticos.
---



Mi opiniónMuy estimable cinta de genuino género negro, que podríamos encajar sin duda en la serie B en cuanto producción se refiere, no tanto en cuanto a la calidad intrínseca del producto final, que es, en mi opinión, excelente.
Quizás podría haber algo más redonda si el último tercio no fuera algo previsible, no en vano, algunas situaciones podemos preverlas sin mucha dificultad, incluso su final.
Pero el film rezuma calidad pues está magníficamente dirigida por Fernando Di Leo, que con su anterior film, prácticamente en la misma línea "Nuestro hombre en Milán", había dado muestras de su buen hacer, sobre todo en sus escenas de acción y violencia seca y sangrienta. Pero esta cinta es aún mejor al tener un excelente guión, lleno de estupendos diálogos.



Además, aparte de que la intriga está bien conseguida, el ritmo es el más adecuado, la música de Bakalov pegadiza, y las interpretaciones son francamente buenas, hay humor en varias ocasiones, como cada vez que el Comisario de policía, un hombre histriónico, sí, pero con gracejo, constantemente malhumorado por no poder atajar de raíz el problema gangstgeril, habla por los codos, bien con el Fiscal General o bien con su inspector corrupto. Son momentos largos, a cámara fija, descacharrantes y donde oímos verdades como puños acerca de la justicia, la ley y la frustración de la policía al tener muchas veces las manos atadas.
En otro orden de cosas, más curiosidad negativa que crítica a la cinta, comentar que en las escenas en las que dos secuestradores se están beneficiando a la secuestrada, la chica está despelotada pero los chicos están con los pantalones puestos. Pues ya me dirán cómo lo hacen, ¡vaya una forma de hacer un trío!.