domingo, enero 03, 2016

STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA (Star Wars. Episode VII: The Force Awakens) (USA, 2015) Ciencia Ficción, Aventuras




Director: J.J. Abrams
---



Intérpretes PrincipalesDaisy Ridley, John Boyega, Harrison Ford, Adam Driver, Oscar Isaac, Carrie Fisher, Peter Mayhew, Domhnall Gleeson, Max von Sydow, Gwendoline Christie, Lupita Nyong'o, Andy Serkis, Anthony Daniels, Mark Hamill, Greg Grunberg, Kenny Baker, Simon Pegg, Katie Jarvis, Christina Chong, Miltos Yerolemou, Thomas Brodie-Sangster, Ken Leung, Harriet Walter, Iko Uwais, Yayan Ruhian, Warwick Davis, Jessica Henwick, Daniel Craig, Billie Lourd, Judah Friedlander.
---
ArgumentoTreinta años después de la victoria de la Alianza Rebelde sobre la segunda Estrella de la Muerte (hechos narrados en el Episodio VI: El retorno del Jedi), la galaxia está todavía en guerra. 
Una nueva República se ha constituido, pero una siniestra organización, la Primera Orden, ha resurgido de las cenizas del Imperio Galáctico. 
A los héroes de antaño, que luchan ahora en la Resistencia, se suman nuevos héroes: Poe Dameron, un piloto de caza, Finn, un desertor de la Primera Orden, Rey, una joven chatarrera, y BB-8, un androide rodante. 
Todos ellos luchan contra las fuerzas del Mal: el Capitán Phasma, de la Primera Orden, y Kylo Ren, un temible y misterioso personaje que empuña un sable de luz roja.
---
Mi opiniónEntretenida, aunque escasamente perdurable última entrega de la mítica saga Star Wars.
Se pasa bien el rato, no molesta en absoluto, cae incluso más bien simpática y resultona, y tiene en sus diversos apartados técnicos sus mayores logros. Efectos especiales que resultan entrañables y vistosos, que nos recuerdan las primeras tres pelis, efectos de sonido, buen ritmo, con un montaje logrado, y una serie de personajes algo irregulares en cuanto a interés dramático.



Sin embargo, es bien cierto que no emociona ni trasciende por cuanto no tiene nada especialmente memorable como no sea (¡ojo, cuasi SPOILER!) el destino final de uno de los personajes principales, que no voy a contar aquí, naturalmente, pero que sí me pilló desprevenido y causó una gran sorpresa en mí, no en vano no lo esperaba ni por asomo.
Una buena cinta estéticamente, que juega con inteligencia con la nostalgia de los espectadores, quienes la aceptamos sin mayor problema. Es más, la hacemos nuestra y ahora esperamos las dos siguientes, aunque luego no nos parezcan la repera limonera, como en esta ocasión.