sábado, marzo 12, 2016

MARIANELA (España, 1940) Drama





Director: Benito Perojo
---
Intérpretes PrincipalesMARY CARRILLO, JESUS TORDESILLAS, MARIA MERCADER, JULIO PEÑA, CARLOS MUÑOZ, RAFAEL CALVO, BLANCA POZAS, PEDRO FERNANDEZ CUENCA.
---
ArgumentoMarianela, una joven huérfana y fea que ha sido acogida caritativamente por una familia, dedica su tiempo a cuidar a Pablo, ciego de nacimiento e hijo del dueño de las minas. 
A través de Marianela, el joven llega a imaginar cómo es el mundo y se enamora de su cuidadora, a la que cree muy hermosa, pero ella, aunque también lo ama, no quiere que él sepa cómo es.
Todo va bien para Marianela hasta que aparece un buen hombre que resulta es cirujano y cree, después de reconocer al joven ciego, que puede devolverle la vista.
---




Mi opinión: Vista dos veces, la primera, cuando tenía, aproximadamente doce años, pensé esto de ella:

"Primera adaptación al cine de la célebre obra de Benito Pérez Galdós. 
Está bien realizada e interpretada, consiguiendo emocionar de veras en determinados momentos. 
Muy digna".

Vista por segunda vez, el 1 de febrero de 2016 debo confesar que exactamente y con claridad no sé qué decir de ella. Intentaré explicarme.
Por una parte, y hablando exclusivamente desde la época en la que fue rodada, debo decir que está muy bien filmada en el plano técnico, con una impresionante fotografía en blanco y negro de Theodore J. Pahle, una algo estridente música (como era menester en la época del cine español) de nada menos el maestro Guridi y, y esto es lo que el paso del tiempo no puede menguar, la extraordinaria interpretación de una de las damas del cine y el teatro españoles de todos los tiempos: Doña Mary Carrillo. Ella es, prácticamente, la esencia de la película, el alma. Su brillantez en los diálogos de Joaquín Álvarez Quintero y Benito Perojo , adaptando la obra de Benito Pérez Galdós, su mirada, sus sentidos lloros, su dramatismo intenso, sobre todo interior, resaltan con luz propia, creando un personaje para la historia. Esta interpretación le supuso el premio a la mejor actriz en el año 1940, otorgado por el Sindicato Nacional de Cine (popularmente SNE).




Además, el film obtuvo, a quél año, nada menos que la Copa Bienal en el prestigioso Festival Internacional de Cine de Venecia (quizás en aquél entonces, la Italia de Mussolini, no lo olvidemos, "compadre " de Franco y su régimen dictatorial recién finalizada la sangrienta y vergonzosa guerra fratricida española...).
Pero dejando todo esto aparte, lo de la técnica me refiero, y viéndola desde la perspectiva de un espectador del siglo XXI, he sentido algo de vergüenza ajena, dado al increíble dramatismo del último tercio, creo que hiper-exagerado. Un final muy alargado que no tiene demasiado sentido lógico y que hoy en día no sería aceptado por los espectadores, no en vano resulta escasamente emotivo, siendo más algo ridículo si se mira bien.




Pero en la parte central hay buenas escenas como el accidente en la mina, y las relaciones familiares de Marianela con su familia adoptiva.
En resumidas cuentas, que si se ve sin ningún prejuicio y tratando de, en todo momento, verla con los ojos de un espectador español en los comienzos de los cuarenta, está bien. Pero vista hoy en día resulta claramente desfasada y machacada por el paso del tiempo...excepto en relación a Mary Carrillo, superlativa y aspectos técnicos, como la maravillosa fotografía. Una pena, por cierto, que fuera en blanco y negro pues los exteriores se ven que son preciosos, de un gran colorido, pero en fin...