sábado, marzo 05, 2016

MONUMENTS MEN (USA, 2014) Bélico






Director: George Clooney
---
Intérpretes PrincipalesGeorge Clooney, Matt Damon, Bill Murray, John Goodman, Cate Blanchett, Bob Balaban, Jean Dujardin, Hugh Bonneville, Dimitri Leonidas, Justus von Dohnányi, Zahary Baharov, Serge Hazanavicius, Alexandre Desplat, Lee Asquith-Coe, Grant Heslov, Nick Clooney, Christian Rodska, Michael Dalton, James Payton.
---



ArgumentoA finales de la II Guerra Mundial (1939-1945), a un selecto grupo de historiadores, directores de museos y expertos en arte, tanto británicos como norteamericanos, se les encomienda la importante y peligrosa misión de recuperar las obras de arte robadas por los nazis durante la guerra para devolvérselas a sus legítimos propietarios. 
Era una misión imposible: las obras estaban muy bien custodiadas y el ejército alemán tenía orden de destruirlas en cuanto el Reich cayera. Pero aquellos hombres, en una carrera contrarreloj, arriesgaron sus vidas para evitar la destrucción de miles de años de cultura de la humanidad.
---



Mi opiniónMás o menos entretenida película, que combina el género de intriga, el bélico, el biográfico/histórico o/y el de aventuras propiamente dicho.
Se pasa el rato, no aburre, aunque en verdad que no convence en ninguno de los géneros que he nombrado.
Y es que es demasiado yanki, en el peor sentido del térmnio.
Será cierto (que lo es, sin duda) que existió este grupo y que lo que intentó y logró es encomiable y digno de ser reflejado en pantalla, en el cine o/y literatura, pero no es menos verdad que lo hace de forma algo chapucera, muy irregular, y metiendo a calzador "mensajes" a mayor gloria del Ejército yanki y de lo que significa la Nación (así, con mayúsculas), su sentido del honor, de ser valedores de la dignidad y la libertad del mundo mundial.



Lo mejor es el elenco interpretativo, que tampoco es que eche el resto precisamente. No hay momentos especialmente reseñables y los minutos pasan sin molestar, pero también sin emocionar lo más mínimo, a pesar de la presunta solemnidad de algunas escenas, como cuando el grupo sube en el ascensor de la antigua mina después de descubrir sacos de dientes de oro que los nazis habían extraido a los presos en los diversos campos de exterminio.
En fin, que técnicamente es buena, con brillante fotografía a cargo de Phedon Papamichael y entonada banda sonora del siempre magnífico Alexandre Desplat.