miércoles, marzo 16, 2016

Y LE LLAMABAN EL HALCÓN (Halcón de Sierra Madre, el) (Uomo avvisato mezzo ammazzato... Parola di Spirito Santo) (Italia, España; 1972) Spaguetti Western






Director: Giuliano Carnimeo
---
Intérpretes Principales:Gianni Garko, Víctor Israel, Poldo Bendandi, Cris Huerta, George Rigaud, Pilar Velázquez, Paolo Gozlino, Nello Pazzafini, Fortunato Arena.
---
ArgumentoEl Halcón es un pistolero norteamericano que siempre va vestido de blanco, y que tiene como aliado a una paloma blanca. 
Después de ganarse una mina en una partida de póker, por desgracia tiene que matar a su rival que era un mal perdedor, quedando la escritura con un agujero precisamente en donde decía la localización exacta de la misma. 
Por desgracia, la única persona que sabe donde se encuentra la mina está en una prisión en México, a punto de formar parte de la Revolución. 
Así que a El Halcón no le quedará otra que unirse a la milicia.
---



Mi opiniónSpaguetti western co-producido entre Italia y España, que comienza bien, con un primer tercio simpático, con humor chusco pero agradable, pero que poco a poco se va yendo al traste debido a su exagerada y completamente gratuita violencia. Sin sentido, utilizando en estas escenas un sentido del humor más que discutible, y con un ritmo que se pretende rápido y ágil y deviene en un pasar de escena a escena al tum-tum, sin una narrativa plausible.
Se puede ver, no en vano es mejor que muchos espaguetis westerns (y sí, bastante peor que otros...), pero también por eso mismo enoja algo al final, puesto que se ve que podría haber sido mejor, pero la cuestión es, al parecer, que en pantalla hubiera más muertos, más tiros que en muchas otras, sin más, sin venir a cuento.



Y es que prácticamente tres o cuatro personajes (algunos personajillos) ganan ellos solos la revolución y acaban con el horrible general Huerta, autoproclamado "Presidente".
En fin, que salvo la fotografía de Miguel Fernández Milla y no la banda sonora de Bruno Nicolai, sino la canción que malseoye en dos o tres ocasiones, bonita en verdad (o así parece), nada se salva.
Pero bueno, las he visto peores, si eso me sirve de consuelo, que no sé yo...