jueves, abril 21, 2016

INVASIÓN DE LOS ZOMBIES ATÓMICOS, LA (Nightmare City) (Italia, España; 1980) Fantástico, Terror





Director: Umberto Lenzi
---
Intérpretes PrincipalesHugo Stiglitz, Laura Trotter, Maria Rosaria Omaggio, Francisco Rabal, Sonia Viviani, Eduardo Fajardo, Stefania D'Amario, Mel Ferrer, Manuel Zarzo.
---



ArgumentoLos pasajeros de un avión que acompañan en el vuelo a un científico nuclear son sometidos a una radiación que les convertirá en los más sanguinarios zombies. 
El problema para la humanidad vendrá cuando aterrizen y siembren el caos.
---



Mi comentarioConsiderada (así lo he leído en un buen libro que recoge "todos" los estrenos cinematográficos en las salas de cine de Madrid y Barcelona, desde siempre) como "una de las peores cintas de terror jamás rodadas, ridícula desde el comienzo hasta el final", a mí me ha parecido soportable. Eso sí, porque sabía, más o menos, lo que iba a ver, no teniendo ninguna expectativa de ver buen cine.



Y en efecto, no es buena, es mediocre, francamente pobre en cuanto a guión, partiendo de una base que, ni siquiera cuando fue rodada, era mínimamente creíble. Vamos, que no tiene nada, no de realista, que eso jamás debe pedírsele a un film de estas características, sino ni siquiera de verosimilitud.
Pero no es vomitiva, no aburre a un rebaño de ovejas...si, repito por última vez, más o menos sabes a lo que te expones dando una oportunidad a la peli.
Y es que el ritmo es ágil y no hay tiempos muertos. La pena es que sólo se basa en los ataques de los zombies a distintos lugares, como el aeropuerto, cadena de televisión y/u hospital.



Las interpretaciones son pobres, con un protagonista, Hugo Stiglitz, que siempre ha sido un actor monocorde.
Algo de erotismo, sobre todo con respecto a la buenorra de María Rosaria Omaggio, que ya en "La lozana andaluza" dejó muestras de su buen y macizo cuerpo.
Adecuada pero algo machacona banda sonora de Stelvio Cipriani.
En fin, que sí, es mucho más mala que buena, pero no es la peor cinta de terror jamás rodada. Pero bueno, reconozco que el bueno de Umberto Lenzi las tiene mejores, que ya es decir.