viernes, mayo 06, 2016

TIGRESA DE LOS SIETE MARES, LA (La tigre dei sette mari) (Italia, 1962) Aventuras






Director: Luigi Capuano
---
ArgumentoGianna Maria Canale, Anthony Steel, Maria Grazia Spina, Ernesto Calindri, Andrea Aureli, Carlo Ninchi, John Kitzmiller, Carlo Pisacane, Nazzareno Zamperla, Pasquale De Filippo.
---



ArgumentoEn el siglo XVII, en el mar del Caribe, el pirata “El Tigre” es asesinado por un espía al servicio de un gobernador español. 
El asesino acusa de su delito a William, uno de los piratas en servicio en el barco, que consigue salvarse de la pena capital gracias a un repentino e inesperado ataque de los españoles. Consuelo, la hija de “El Tigre” consigue escaparse y se convierte en una pirata sanguinaria, la tigresa de los siete mares. William, mientras tanto recorre los mares con el barco que había pertenecido a “El Tigre”. 
---



Mi opiniónAmena cinta de aventuras, producción genuinamente italiana, que vista más de cincuenta años después de su realización, todavía conserva su aroma y encanto.
Sí, es una pura serie B, con no demasiada imaginación, situaciones no precisamente sorprendentes ni originales (bueno, sí, sorprendente, pero habitual en esta clase de filmes, es el el episodio del apoderamiento de un galeón español por parte de la protagonista y sus muchachos; resulta que al comienzo están en una chalupa ella y seis o siete hombre, pero una vez se apoderan del galeón, habrá como veinte piratas; ¿de dónde han salido? ¡el milagro del pan y los peces!), pero entretenida por la simpatía de sus personajes, sobre todo ese Gobernador español que acaba resultando simpático de lo estúpido y creído que es respecto a su presunta valentía y seducción para con las mujeres bellas.



El guión, a cargo del propio director Luigi Capuano y de tres personas más, es competente, con tópicos y eso, pero te lo puedes tragar.
La música de Carlo Rustichelli, autor de muchas partituras en películas italianas de parecido pelo, y la fotografía de Álvaro Mancori, están logradas, resultando armoniosa y colorista, respectivamente.
En definitiva, que se la puede aprobar sin mayores reparos y se degusta mejor viendo a dos bellezas, como son la protagonista, Giannna María Canale, con unos ojos preciosos, y María Grazia Spina, toda una lagarta su personaje, taimada y muy astuta.