martes, julio 26, 2016

MERCENARIOS, LOS (La rivolta dei mercenari) (Italia, España; 1961) Aventuras, Épico






Director: Piero Costa
---
Intérpretes Principales: Virginia Mayo, Conrado San Martín, Susana Canales, Livio Lorenzon, Carla Calò, Franco Fantasia, Alfredo Mayo, John Kitzmiller, Tomás Blanco, Anita Todesco, Pilar Cansino, Marco Tulli, Emzo Fiermonte, Ángel del Pozo, Diana Lorys.
---



ArgumentoEn la Italia del Renacimiento, la hermosa duquesa Patrizia ha de casarse contra su voluntad con el afeminado pero poderoso príncipe Stefano, con el fin de frustrar los planes del conde Keller, su agresivo vecino, que quiere apoderarse de sus tierras. Un mercenario, junto a sus valientes hombres, acudirá en su ayuda.
---



Mi comentarioSimpática peliculita de aventuras, no en cuanto a que es divertida sino a que, si la ves muchos años después de su estreno, te retrotraes a tu infancia y la nostalgia se apodera de ti sin remedio.
No tiene nada nada especial este film, siendo tan fácil de ver como de olvidar.
Tiene, eso sí, una preciosa fotografía a cargo de Julio Ortas y Godofredo Pacheco, y la siempre grata presencia de nuestro excelente Conrado San Martín y, nada menos, que la bella Virginia Mayo, una de mis preferidas de todos los tiempos. Su sola presencia nos deleita y hace olvidar, más o menos, la escasa calidad del guión, con tópicos ya vistos y oídos, aunque el final se aparte un poquito de lo trillado.



Las escenas de acción son normalitas y el trabajo de dirección artística en cuanto a vestuario, peluquería y, sobre todo, decorados, son de mérito. El problema es que no cuenta nada especial ni sorprendente ni original, y además no se narra de forma dúctil ni con el ritmo deseado.
Al final, pues eso, pasas el rato (felizmente es corta en metraje) y a otra cosa mariposa.
Como curiosidad, contar que, cuando falleció Virginia Mayo, Conrado San Martín publicó un artículo en un periódico hablando de su relación laboral con la actriz en esta película. Contó que Virginia les había ganado a todos por su sencillez, simpatía y profesionalidad, siendo una estupenda compañera.
Le llegó a comentar ella a él que le parecía un excelente actor y porqué no se iba a hacer "Las Américas" a Hollywood, a probar, pues pensaba que lo podría hacer bien. Tras pensárselo un poco, declinó la oferta quedándose en España, donde no le iba a faltar el trabajo. Pero siempre le quedó agradecido y la recordó con cariño y máximo respeto.