lunes, febrero 06, 2017

DOCTORA EN SEXO (Sesso in testa) (Italia, 1973) Erótica, Comedia







Director: Sergio Ammirata
---
Intérpretes PrincipalesPilar Velázquez (1), Didi Perego (1), Mario Carotenuto (1), Toni Ucci, Ugo Fangareggi, Oreste Lionello (1), Gigi Ballista, Tino Scotti (1), Gastone Pescucci, Lino Banfi (1), Aldo Giuffrè, Sergio Ammirata, Gino Santercole, Fernando Di Leo (1).
---



ArgumentoEn un tribunal universitario, una preciosa estudiante presenta su tesis para su aprobación. 
En el tribunal destacan tres de sus miembros: el presidente decano, un cura y una espigada señorona, como representantes de los prejuicios sociales.
La chica va presentando su tesis sobre la prostitución (comenzando con sus categorías de hombres según el tamaño del miembro viril); y que para realizarla ha asumido ella misma el papel de promiscua, asegurando haber hecho el amor con más de 150 hombres, ante el estupor general del jurado.
---



Mi opiniónUna de esas comedias eróticas que se hacían como churros en la Italia de los años setenta, con chicas pechugonas, hermosos traseros e historias donde el sexo, cuanto menos heterodoxo mejor, era el principal protagonista.
Película a base de sketchs, de historias pequeñas, unas, tonterías supinas, otras de evidente mal gusto, pero también una o dos chistosillas, que pudieran sacar la sonrisa del espectador, incluso viéndola hoy en día (enero de 2017).
No, ni por asomo es una buena película, es vulgarota,, sexista, homófoba (los homosexuales aparecen como antes en el cine: estereotipados, muy amanerados, con demasiada pluma en la forma y maneras de hablar; incluso, aunque esto será por mor del doblaje, a uno de ellos le llaman en vez de homosexual ¡pederasta!), pero debe ser vista (si se ve, como lo he hecho yo) desde la distancia que da el tiempo, nada menos que cuarenta (algo más) años después de su rodaje y estreno.



Sorprendentemente para mí protagoniza nuestra Pilar Velazquez, preciosa actriz, aquí evidentemente doblada vocalmente por una actriz italiana, pero totalmente sosa. Está(ba) como un pan, evidentemente, pero para mi gusto, al menos aquí, es de una nulidad interpretativa absoluta. No cambia de cara en ningún momento aunque en los primeros planos ni falta que hace de lo guapa que sale.
En fin, que la he visto como curiosidad (y porque me ha dado la real gana también) y no puedo decir que me haya aburrido mucho. Evidentemente se puede ver, pero vamos, que da un poquito de vergüenza verla, aunque estos productos, al igual que los que se hacían en España por aquellas fechas, tenían mucha importancia industrial, no en vano daban bastante pasta con la que financiar otras cintas de mayor calado cinematográfico. Un respeto pues.