viernes, febrero 17, 2017

MANCHESTER FRENTE AL MAR (Manchester by the Sea) (USA, 2016) Drama






DirectorKenneth Lonergan
---
Intérpretes PrincipalesCasey Affleck (1, 2, 3), Michelle Williams (1, 2), Kyle Chandler (1, 2, 3, 4, 5), Lucas Hedges, Tate Donovan, Erica McDermott, Matthew Broderick, Gretchen Mol, Kara Hayward, Susan Pourfar, Christian J. Mallen, Frankie Imbergamo, Shawn Fitzgibbon, Richard Donelly, Mark Burzenski, Mary Mallen.
---




ArgumentoLee Chandler es un solitario encargado de mantenimiento de edificios de Boston que se ve obligado a regresar a su pequeño pueblo natal tras enterarse de que su hermano Joe ha fallecido. 
Allí se encuentra con su sobrino de 16 años, del que tendrá que hacerse cargo. 
De pronto, Lee se verá obligado a enfrentarse a un pasado trágico que le llevó a separarse de su esposa Randi y de la comunidad en la que nació y creció. 
---
Mi comentarioBuen film dramático estadounidense, nominado a seis Óscars, entre ellos a la mejor interpretación masculina, un Casey Affleck muy bien dirigido, con dolor intensísimo interno casi siempre contenido, aunque  cuando aflora lo hace de forma violenta.




Una cinta que cuenta con un ritmo tranquilo, reposado, pero en todo momento es interesante y amena, aunque tenga cosas que a mi particularmente no me terminan de convencer. Digamos, para entendernos, que la considero muy yanki, esto es, con situaciones y actuaciones de diversos personajes que no cuadran con lo que yo entiendo con llevar una pena en el alma que no te deja respirar, que te imposibilita para la interrelación humana, que no te deja vivir no ya feliz, sino mínimamente tranquilo, estable y sociable.
Pero esto son cuestiones subjetivas que no merman la excelencia del producto final, que si bien a quien esto escribe no le llegó a emocionar, sí que contiene muy estimables y desgarradoras escenas como la de la comisaría. También, por su intimismo, por su delicadeza a la par que dureza y franqueza, la corta ¿conversación? entre el protagonista y su ex-esposa.




Kenneth Lonergan dirige con cierto distanciamiento a sus intérpretes, manteniendo una honestidad total en su planteamiento, aunque con algunos hechos para mi gusto algo discutibles, como la utilización de la música clásica. Preciosa, inmensa (principalmente de Haendel (La Sinfonía Pastoral)), pero que creo no acaba de casar convenientemente con el argumento. Pero eso es decisión del realizador y yo sólo lo comento, sin más.
Recomendable, aunque no sea la alegría de la huerta por su evidente tristeza tanto en la forma como en el fondo.