miércoles, mayo 03, 2017

DIABLO TAMBIÉN LLORA, EL (Il delitto di Anna Sandoval) (España, 1963) Intriga, Judicial







Director: José Antonio Nieves Conde (1)
---
Intérpretes PrincipalesEleonora Rossi-Drago, Francisco Rabal (123456789, 10), Alberto Closas (1, 2), Fernando Rey (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14), Graziella Galvani (1), Emilio Alonso, Alicia Altabella, Manuel Arbó (1, 2, 3, 4), Paola Bárbara (1), Margot Cottens (1, 2), Félix de Pomes, Antonio Ferrandis (1), Lola Gaos (1, 2, 3), Montserrat Julió (1), Antonio Moreno, José Orjas (12, 3), Mabel Karr (1).
---



Argumento:  El marido de Ana tiene una amante y un hijo secreto. Entre ellos todo anda mal.
Un día, Ana, sin poder soportarlo más, y sin saber la aventura extra-matrimonial de su esposo, se va de casa a Madrid, a casa de su madre.
En el viaje en tren a Madrid conoce a Tomás, un abogado, del que se hace amigo.
Un día, el marido de Ana les hace en Madrid una visita... con una pistola.
---



Mi opiniónInteresante película italo-española de intriga y judicial, dirigida por José Antonio Nieves Conde, uno de nuestros realizadores que por lo menos intentó, y en gran medida consiguió, dar una pátina de calidad a la cinematografía española de los cincuenta y sesenta principalmente.
En esta ocasión dirige de forma un tanto académica y algo encorsetada (aunque ganó el premio al mejor director gracias a los votos del Sindicato Nacional de Cine Español y al Círculo de Escritores Cinematográficos Españoles), pero gracias a un guión con estimables diálogos, aunque con situaciones que, en líneas generales, aunque atractivas para el gran público, resultan algo rebuscadas y por lo tanto, no demasiado creíbles. Pero logra una película ciertamente amena que se sigue con interés.




Resulta bastante entretenida y posee elementos técnicos como la muy buena fotografía en blanco y negro y a toda pantalla, de Antonio Macasoli  y, sobre todo, un elenco interpretativo principal muy competente, con nada menos que Francisco Rabal, Fernando Rey y Alberto Closas. Respecto a la bella Eleonora Rossi-Drago, pues eso, que sale guapísima, pero parece una estatua de mármol aunque quiero creer que es más por su personaje, frío, distante, triste, dolorido, que por no ser una buena actriz.
En fin, que vista en 2017 todavía posee su encanto y es un claro y creo que estimable ejemplo del cine español que intentó llevar su cinematografía hacia caminos de mayor calidad que la que se había contemplado en nuestras pantallas hasta entonces.

No hay comentarios: