viernes, octubre 13, 2006

SENTENCIA DE MUERTE (Sentenza di morte) (Italia, 1967) Western-Spaguetti


Director: Mario Lanfranchi.
---
Intérpretes Principales: Robin Clarke, Tomas Milian. Richard Conte. Enrico Maria Salerno. Adolfo Celi.
---
Argumento: Cuatro criminales asesinan a un hombre que tiene una foftuna. El hermano, un borracho, emprenderá una inclemente venganza.
---
Mi opinión: Mal spaguetti-western, que comienza muy bien, con un inicio sorprendente, lleno de misterio y fuerza para, poco a poco, ir degenerando hasta extremos increíbles.
Incongruencias de todo tipo se van dando cita en sucesivas escenas, a veces no mal rodadas tecnicamente, pero que no se las traga nadie, hasta el extremo de que parece que están hechas a propósito para hacer reír, de lo mal que están. El protagonista sacándose la bala con una piedra, en medio del desierto, saca la bala y con esa bala mata a un malo quien, por cierto, está rodeado de sus muchos hombres armados hasta los dientes. Y en la siguiente escena, el protagonista está en su caballo, tranquilamente, transitando por un pueblo. ¿Y los hombres del malo? ¿Por qué no han disparado sobre el bueno? Y el momento en que, en un tiroteo en una abandonada Iglesia, el bueno dispara a un malo, este se returce de dolor y, subido en unas escaleras, pega un salto de metro y medio y se cuelga de una cuerda que hace tocar las campanas. Allí sigue unos segundos, balanceándose, para caer finalmente muerto al suelo. En fin...Y hay más.
Que no hay dónde cogerla.
Una de esas películas que se toman como ejemplo de malas y chorras películas.
Y es imperdonable, dado los buenos intérpretes que lo protagonizan, excepto el protagonista, simplemente desconocido.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Parece que te gusta mucho el spaguetti western. Lo digo porque ya tienes unos cuantos comentados.
De todas formas, casi todas las pelis del spaguetti son muy poco creíbles. Éste es un género que se basa en las fantasmadas, aunque a veces consigue buenos resultados.
satorgorria

travismagee dijo...

Hola Sator,

Pues no, no me gustan, ME GUSTABAN. Antes, cuando era más joven, sobre todo porque las proyectaban en los cines cuando yo tenía menos de 18 años y eran para mayores por su violencia, sobre todo. Y claro, me atraían.
Pero ahora que veo lo malas que eran, en su gran mayoría, me estoy desencantando, pero sigue viéndolas, al menos parte de ellas, bien por su director, bien por sus intérpretes...bien porque me da la réalísima gana.
No, no es chulería, es que tengo derecho, ¿no?
Pero vamos, que el castigo, muy merecido, lo tengo al comprobar la mayoría de las veces que eran unas petardadas de tomo y lomo.

Un abrazo a tod@s.