domingo, abril 01, 2018

JUSTICIERO, EL (Death Wish) (USA, 2018)


Director: Eli Roth (1, 2)
---
Intérpretes PrincipalesBruce Willis (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7), Vincent D'Onofrio (1, 2, 3, 4, 5, 6), Elisabeth Shue (1), Dean Norris (1), Kimberly Elise, Beau Knapp, Mike Epps, Jack Kesy, Ronnie Gene Blevins, Ian Matthews, Melantha Blackthorne, Nathaly Thibault, Alex Zelenka, Sway, Dawn Ford.
---


ArgumentoPaul Kersey es un famoso cirujano que vive con su familia en Nueva York. 
Un día, su esposa  y su hija son brutalmente atacadas en su casa. 
Paul, que siempre había sido un tipo tranquilo, siente cómo la sed de venganza va apoderándose de él. 
Con la policía sobrecargada de crímenes, decide tomar la justicia por su mano e ir en busca de los agresores de su familia y de paso enfrentarse a todo tipo de criminales de la Gran Manzana. A medida que las víctimas acaparan la atención de los medios, la ciudad se pregunta si este vengador es un ángel guardián... o un simple justiciero.
---


Mi comentarioEntretenida nueva revisitación (o eso dicen) del "clásico" de cine de acción más o menos moderno "El justiciero de la ciudad", film polémico que levantó ampollas en la sociedad del momento... y ganó un buen puñado de millones de dólares.
En este nuevo caso parece que comercialmente le va viento en popa. En cuanto a calidad cinematográfica hay mucha variedad de opiniones.
A mi parecer, y vaya esto por delante (cosa que siempre hago como primera valoración), el cine es y debería seguir siendo siempre, ante todo, entretenimiento. Eso se dice al menos, que es la industria del entretenimiento. Y me parece que "El justiciero" lo es sin grandes dificultades.


Para comenzar y quitando algún ramalazo de genuino humor negro como el carbón, la cinta es seria. Quiero decir que la historia lo es y así se lo toma al menos su protagonista, un hombre de bien que al fallarle la eficacia de La Ley y el Orden, se toma la justicia por su mano. Y ahí está la polémica. ¿Es lícito lo que hace? Porque legal, desde luego, no. Y éticamente hablando...
Pero siguiendo con la película, que es lo que a mi me interesa, confieso que me lo he pasado francamente bien, al igual que mis amigos Manu y Joseba. Hombre, no tanto como un chico (ya entrado en años, no era ningún jovencito), que a cada muerte violenta se ha pegado una risotadas y vítores que no veas. Él sí que la ha gozado.


Creo que el guión del gran Joe Carnahan, junto a Wendell Mayes, adaptando la novela de Brian Garfield, se toma su buen tiempo (¿más de la cuenta?) a la hora de hacer tomar a su protagonista la decisión de convertirse en justiciero, pero creo que así es mejor por cuanto se profundiza más en la psicología del personaje, haciéndonos ver que, primero y ante todo, trata de que las cosas se hagan bien, mostrando su confianza en la Policía y dejando que trabajen. Pero, claro, cuando comprueba que la cosa no avanza...


Y entonces asistimos a una serie, bien dosificada, de escenas de gran realismo en su violencia, quizás no muy creíbles (el tiroteo en los lavabos), muy bien rodada en el caso "del heladero", que tienen algo de la personal marca de la casa Roth (el taller de reparación de vehículos).
Bien Bruce Willis, que resulta creíble en su papel y muestra una agradecida contención expresiva.
A mi modo de ver se puede sin grandes dificultades sacarle defectos a este filme pero creo que tiene sus indudables virtudes y que ganan la batalla. Eso sí, si no se le exige demasiado, claro.

No hay comentarios: