martes, abril 03, 2018

ME CONVIRTIERON EN UN CRIMINAL (They Made Me a Criminal) (USA, 1939) Policiaco, Deportivo (Boxeo)




Director: Busby Berkeley
---
Intérpretes PrincipalesJohn Garfield, Claude Rains (12345, 6), Ann Sheridan,  May Robson, Gloria Dickson, Bernard Punsly, Huntz Hall, Billy Halop, Leo Gorcey (1, 2), Bobby Jordan, Gabriel Dell, Ward Bond (1234, 5, 6), John Ridgely (1, 2), Robert Strange, Dick Wessell (12, 3), Irving Beacon, Clem Bevans (1, 2, 3, 4, 5).
---


ArgumentoJohnnie Bradfield acaba de proclamarse campeón mundial de boxeo, y todo el mundo le adora. 
Su tremenda popularidad se basa en que proviene de una familia humilde y debe luchar en el ring por necesidad, lo cual resulta admirable a ojos de sus seguidores. 
Sin embargo, una noche de borrachera cuenta a un periodista que esta inocente imagen de sí mismo no es más que un montaje, ya que en realidad es un mujeriego y un bebedor empedernido. 
Al desvelar el secreto, el manager de Johnnie, fuera de sí, mata al periodista para que la noticia no salga a la luz. Pero al darse cuenta de la crudeza de su crimen decide inculpar al boxeador...
---
Mi comentarioBuena película  (remake de la inferior "Su última pelea") dirigida con mano firme por Busby Berkeley, que ha pasado a la historia del cine con letras mayúsculas por sus películas musicales, pero que, como demuestra en esta ocasión, también podía salir pero que muy airoso con otros géneros.


En esta ocasión narra una historia de por sí un tanto rocambolesca, no demasiado creíble, pero que gracias a un excelente guión de Sig Herzig, adaptando la novela de Bertram Millhauser y Beulah Marie Dix, plasma magníficamente la historia de un hombre inocente que debe huir y atravesar varios estados para tratar de vivir como un desconocido, después de lograr la gloria.
Lo mejor son las descripciones de los diversos personajes, su mezcla de intriga con humor, logrando la ternura y buen rollo, canto a la amistad, la lucha por las segundas oportunidades, y la búsqueda y encuentro del verdadero amor.


Hay escenas que incluso emocionan o más bien hacen pasar un mal rato, como la del tanque de agua, muy bien descrita en su agonía, con un muy logrado suspense en un hecho de por sí cotidiano.
Estupendas interpretaciones, con una gran pareja protagonista, la aquí determinante Ann Sheridan y el malogrado (por la asquerosa Caza de Brujas) John Garfield.
La verdad es que gusta mucho y deja un inmejorable sabor de boca.

No hay comentarios: