domingo, julio 08, 2018

SIETE ORQUÍDEAS MANCHADAS DE ROJO (Sette orchidee macchiate di rosso) (Italia, Alemania; 1972) Giallo, Intriga, Psycho Killer




Director: Umberto Lenzi (1)
---
Intérpretes Principales: Antonio Sabato, Uschi Glas, Pier Paolo Capponi (1), Rossella Falk, Marina Malfatti (1), Renato Romano, Claudio Gora (12, 3), Gabriella Giorgelli, Aldo Barberito, Bruno Corazzari (1), Franco Fantasia (12345678910111213, 14), Petra Schürman, Ivano Davoli, Nello Pazzafini (12345, 6, 78, 9), Marisa Mell (1).
---


ArgumentoUn asesino mata a dos mujeres dejando como firma una media luna de plata en sus cuerpos. 
El marido de una de las mujeres, que en realidad no ha sido asesinada pero el asesino así lo cree, comienza a investigar lo sucedido. 
La policía investiga sin éxito mientras que la pareja comienza a seguir pistas que les llevan a descubrir que la media luna plateada corresponde a un joven americano del cual se ha perdido la pista. 
La pareja se irá acercando a la verdadera personalidad del asesino mientras éste seguirá matando, cada vez con mayor violencia.
---
Mi opinión

"La policiía siempre hace agujeros en el agua. Si no hubiera soplos...".

Mediocre giallo que no obstante, y eso es obra del buen hacer de Lenzi tras las cámaras, no aburre y se sigue sin mayor problema.


Y es que tiene el suficiente interés como para no perderle la cara, aunque no sea más que por saber cómo finalizará todo, quién es el/la asesino/a. Algo que podría resultar previsible si se está un tanto atento, aunque más por eliminación que por otra cosa.
La belleza de sus protagonistas femeninas junto con un ritmo adecuado hacen de esta cinta un ejemplo claro del simpático (sub) género del giallo, en este caso no sólo italiano, sino en co-producción con Alemania, aunque viendo la peli me di cuenta de que Alemania más bien puso la "co" pues casi todo/as los integrantes son italianos.


Dejando esto aparte, repito que la considero del montón pero con una dirección elegante y con algunas escenas bien filmadas como la de los gatos.
También resulta entrañable ver cómo a una asesinada se le cierran los párpados en una escena, pero es que hacer de muerta/o en el cine es harto complicado. Y no lo digo en broma.
La peli no es nada del otro jueves y tiende al olvido con facilidad, pero mientras se ve cumple su función.

No hay comentarios: